Domingo, 13 de Abril de 2008

Menor afluencia a urnas y muestras de descontento en el primer día de votación

EFE ·13/04/2008 - 09:03h

EFE - El candidato Walter Veltroni deposita su voto en un colegio electoral de Roma (Italia) hoy domingo 13 de abril. Más de 47 millones de italianos están llamados a las urnas para elegir un nuevo Parlamento y un nuevo primer ministro. Los votantes italianos elegirán en las urnas entre una nueva política representada por el recién creado Partido Demócrata (PD) y la "cara nueva" de Walter Veltroni o volver a lo ya conocido y repetir un gobierno del conservador Silvio Berlusconi.

La primera jornada de los comicios generales que se celebran hoy y mañana en Italia estuvo marcada por el descenso de la afluencia a las urnas y algunas demostraciones de descontento ante la actual clase política, las cuales se plasmaron con la imagen de personas rompiendo sus papeletas electorales.

A las 22.00 horas (20.00 GMT) al cierre de los colegios electorales, habían votado un 62,54% de los electores, lo que supone un descenso respeto al 66,53 a los anteriores comicios generales de 2006.

Los analistas ya habían advertido de esta posible bajada de la participación, debido al casi 30 por ciento de indecisos que se estimaba entre las personas con derecho a voto, lo que podía traducirse en su mayoría en abstenciones.

Renato Mannheimer, profesor universitario y uno de los más prestigiosos analistas políticos, afirmó que hoy sería el "gran día de los indecisos" y que, muchos de ellos, se acabarían absteniendo.

Según Mannheimer, de éstos, el 60% son personas que no se interesan por la política y que, pase lo que pase, no irán a votar, mientras un 25% sí tiene una orientación entre derecha e izquierda y un 5% decide el mismo día de las elecciones.

Luego está la categoría de los "enfurecidos", personas "literalmente disgustadas con la política y sus protagonistas", añadió el analista.

Durante la jornada electoral se registraron algunos casos de votantes "enfurecidos", que acudieron a su colegio electoral y, allí, destruyeron la papeleta para protestar de esta forma contra la actual clase política.

En Sorrento, en el sur de Italia, un ciudadano, tras pedir la papeleta, la troceó y se la comió, al tiempo que explicaba que se trataba de un gesto "contra una política que da asco y que está envenenada".

Estos "gestos" fueron objeto de denuncia, ya que son considerados un delito, para el que se prevé una condena de hasta un año y seis meses de cárcel.

Por otra parte, una decena de miembros de la lista cívica "Amigos de Beppe Grillo" devolvieron el carné electoral, documento que hay que presentar para votar, a la sede de la delegación del Gobierno en Génova (norte de Italia).

De esta manera, explicaron, querían dar testimonio de que "muchos de quienes no van a votar no lo hacen por vagancia, sino por que la ley electoral es inconstitucional y las listas están llenas de candidatos con condenas".

El conocido cómico Beppe Grillo, protagonista de una campaña contra los privilegios de la clase política, había instado a los italianos a no votar en señal de protesta.

Por lo demás, los comicios se desarrollan con total tranquilidad y los candidatos han respetado escrupulosamente el silencio electoral, evitando hacer cualquier declaración.

Los italianos pueden elegir entre 32 listas, de las que quince presentan un candidato a la jefatura del Gobierno, pero sólo dos, las del progresista Partido Demócrata de Walter Veltroni y del conservador Pueblo de la Libertad de Silvio Berlusconi, se disputan la victoria en estos comicios.

Berlusconi, a quien los últimos sondeos que pudieron publicarse, con datos de hace quince días, dan como vencedor por una diferencia de 5 a 8 puntos, llegó solo a su colegio electoral en Milán (norte de Italia).

Veltroni votó en Roma acompañado de su mujer, Flavia, y de sus hijas Martina y Vittoria, que aún no puede votar al faltarle unos meses para cumplir los 18 años.

En los colegios se acató con rigidez la nueva medida de dejar fuera de la cabina electoral teléfonos móviles o cámaras fotográficas para no poder demostrar a terceras personas a quién se ha votado y evitar así la compra de sufragios.

Los medios de comunicación locales informaron de que algunas personas han sido denunciadas por olvidar dejar fuera de la cabina electoral sus teléfonos móviles.

Los 61.212 colegios electorales habilitados abrieron a las 08.00 hora local (06.00 GMT) y cerraron a las 22.00 hora local (20.00 GMT), mientras que mañana se podrá votar desde las 05:00 GMT hasta las 15.00 hora local (13.00 GMT).