Domingo, 13 de Abril de 2008

Solbes tacha de irreales las previsiones del FMI sobre España

El vicepresidente anuncia un plan para inyectar 10.000 millones en la economía española

ADRIÁN FONTES ·13/04/2008 - 23:32h

"La descripción del FMI de la economía española no corresponde a la realidad”. El vicepresidente segundo y ministro de Economía, Pedro Solbes, dejó las cosas claras en la reunión de primavera del Fondo en Washington.

En rueda de prensa, descartó rotundamente que el crecimiento económico español caiga hasta el 1,8% este año y al 1,7% en 2009 como lo pronosticó el FMI en sus previsiones publicadas el miércoles. Según él, el Gobierno español maneja estimaciones “más realistas”, como las recientes previsiones del Banco de España que pronosticó un alza de 2,4% para este año.

Solbes, en cambio, no se atrevió a citar como referencia la previsión de 3,1% del PIB que ha mantenido contra viento y marea en los últimos meses. “Estamos en línea con un crecimiento mayor” –que el previsto por el FMI– o “es un poco prematuro concluir lo que va a suceder en 2008”, se limitó a responder.

Eso sí, se declaró convencido de que España está en mejores condiciones para absorber “de forma menos traumática que en el pasado” los ajustes que origine la crisis crediticia. Según él, los bancos españoles están mejor preparados “para hacer frente a los problemas de liquidez que existen actualmente”. Además, las empresas tienen una mayor capitalización. El mercado del trabajo español es más flexible para hacer frente a una desaceleración económica.

“Este mayor grado de flexibilidad, nos permite ser relativamente optimistas”, aseguró. En su primera comparecencia ante la prensa como miembro confirmado del nuevo Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, el vicepresidente adelantó las primeras medidas que adoptará el viernes el Consejo de Ministros para frenar la desaceleración. “Vamos a poner a disposición de los ciudadanos españoles una cifra de 10.000 millones de euros”, anunció.

Entre la diferentes medidas, todas ya conocidas, destacó la rebaja tributaria de 400 euros, por 5.000 millones. El resto se dedicará a otorgar mayor liquidez a las empresas, facilidades para la financiación de pymes y la promoción de VPO.

El vicepresidente aseguró que el Gobierno dispone ahora de un “margen de maniobra mayor” para aplicar ese tipo de medidas gracias a la política fiscal de los últimos años. “Lo hemos conseguido reduciendo de forma sustancial la deuda pública y consiguiendo superávit presupuestarios significativos”, sostuvo. Durante el fin de semana, los ministros de Economía hablaron del papel anticíclico que debe tener el Estado. “Éste es el caso de España”, concluyó.