Domingo, 13 de Abril de 2008

Solbes marca su territorio: "El vicepresidente económico soy yo"

Recuerda sus atribuciones ante el resurgir de Sebastián, que en 2004 declinó dirigir Economía

A. FONTES/G. LÓPEZ ALBA ·13/04/2008 - 20:50h

"¿Es Sebastián la figura emergente o no? Pues no lo sé. Lo que sí tengo claro es que el vicepresidente del Gobierno soy yo".

Con esta clara contundencia respondió Pedro Solbes a las interpretaciones que identifican como nuevo hombre fuerte del Ejecutivo en el área económica al recién nombrado ministro de Industria, Turismo y Comercio.

Solbes, tras asistir en Washington a la reunión de primavera del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, recordó que "como digo siempre, sobre todo me corresponde firmar los proyectos de ley, las leyes, hacer las negociaciones y llevar a cabo los temas que tengo que llevar a cabo y eso es lo que seguiré haciendo como en el pasado".

Además, tachó de "rotundamente falso" que hubiera reclamado en ningún momento las competencias sobre energía, que conservará el ministerio cuya dirección asume Sebastián. "Bastante cosas tengo que hacer como para meterme también en los temas de energía, que requieren una cantidad de tiempo y un esfuerzo excepcional", argumentó.

Solbes reconoció haber tenido diferencias en el pasado con la Oficina Económica de la Presidencia del Gobierno que dirigió Sebastián, pero señaló que las funciones y responsabilidades de éste como ministro de Industria estarán muy claras, a diferencia de su papel al frente de la citada Oficina. "El papel de asesoramiento nos ha llevado a veces a tener puntos de vista discrepantes", dijo Solbes.

El ‘poder oculto' de Sebastián

Sebastián, que en 2004 declinó el ofrecimiento de Zapatero para asumir la cartera de Economía al no considerarse suficientemente preparado, es una de las grandes novedades del nuevo Gobierno.

Goza de cercanía al presidente, que le tiene por una de las mejores cabezas del país, y que no olvida que, cuando otros daban un paso atrás, él fue el único que se ofreció para afrontar el desafío de disputar la Alcaldía de Madrid frente a Alberto Ruiz-Gallardón. Ni siquiera tras el varapalo electoral que sufrió ha dejado de asesorar a Zapatero, que ahora premia su capacidad y sacrificio con una cartera ministerial.

Con los referidos antecedentes, la interpretación de que Sebastián emerge como hombre fuerte del Gabinete se fundamenta también en el horizonte de que Solbes puede renunciar cuando pase la crisis económica, lo que está previsto para 2010. Además, Sebastián aportó a Zapatero una lista con más de media docena de nombres para la composición del Gabinete.

Pero, según otras fuentes gubernamentales consultadas por Público, esta interpretación resulta desenfocada en estos momentos. Así, aunque se le atribuye haber sugerido a Cristina Garmendia como ministra de Ciencia e Innovación, fue Zapateo quien presentó a Sebastián a la emprendedora vasca, y no al revés.

También se le atribuye el padrinazgo de Beatriz Corredor, la nueva ministra de Vivienda, a la que incluyó en su candidatura para el Ayuntamiento de Madrid, pero su incorporación en la lista electoral la hizo a sugerencia del secretario de Organización del PSOE, José Blanco.

Primeros nombramientos

Los nuevos ministros, que hoy tomarán posesión de sus cargos y asistirán a la primera reunión del nuevo Consejo, han aprovechado el fin de semana para hacer su "presentación en sociedad" y empezar a trabajar en la composición de sus equipos. En la primera reunión del Gabinete, que se celebrará esta tarde, se aprobará el decreto que establece las atribuciones de cada Ministerio y su estructura básica.

Está previsto que este lunes se produzca también una primera tanda de nombramientos en los segundos escalones, aunque no todos. Zapatero parece no haber dado aún con la persona que busca para la Secretaría de Estado de Comunicación y el nombramiento, según distintas fuentes, "se demorará unos días".