Domingo, 13 de Abril de 2008

La Casa Blanca dice que no ir a la inauguración de los Juegos Olímpicos es una "escapatoria"

EFE ·13/04/2008 - 18:20h

EFE - En declaraciones al programa "Fox News Sunday", el consejero de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Stephen Hadley, consideró que el boicot a la ceremonia inaugural "en cierto sentido es un espejismo".

No asistir a la inauguración de los Juegos Olímpicos en Pekín el próximo agosto en protesta por la situación en Tíbet, como amenazan algunos países, sería sólo una "escapatoria", opinó hoy la Casa Blanca.

En declaraciones al programa "Fox News Sunday", el consejero de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Stephen Hadley, consideró que el boicot a la ceremonia inaugural "en cierto sentido es un espejismo".

"Desafortunadamente, creo que muchos países piensan 'bueno, si decimos que no vamos a la inauguración ponemos nuestro granito de arena por Tíbet'. Eso es una escapatoria", explicó.

Para el alto funcionario, es preferible el tipo de "diplomacia callada" que practica Estados Unidos para transmitir sus mensajes al Gobierno chino.

"Si a otros países les preocupa (Tíbet), deberían hacer lo que nosotros hacemos por la diplomacia, enviar un mensaje claro a los chinos de que ésta es una oportunidad, que todo el mundo estará viendo, de demostrar que toman en cuenta y están decididos a tratar a ese pueblo con dignidad y respeto", señaló el asesor.

Los países, consideró, deben "presionar de manera discreta a las autoridades chinas para que se reúnan con representantes del Dalai Lama -el líder espiritual tibetano- y lo usen como una oportunidad para resolver la situación".

El presidente de EE.UU., George W. Bush, utiliza "su propia diplomacia personal" para expresar ese mensaje a Pekín, aseguró Hadley.

El 26 de marzo, Bush telefoneó a su colega chino, Hu Jintao, para instarle a la moderación frente al levantamiento en Tíbet y a reunirse con representantes del Dalai Lama.

Hasta el momento, el presidente estadounidense no ha dado indicaciones de que vaya a boicotear la inauguración, el próximo 8 de agosto.

"No veo las Olimpiadas como un acontecimiento político, lo veo como un acontecimiento deportivo", afirmó Bush la semana pasada.

El presidente ha declarado que piensa acudir a los Juegos, pero la Casa Blanca no ha confirmado hasta ahora si acudirá a la inauguración.