Sábado, 12 de Abril de 2008

Los chinos en España creen inimaginable un boicot a los Juegos

«Son nuestros Juegos y nos hacen tanta ilusión como les hizo a los españoles en 1992»

DANIEL AYLLÓN ·12/04/2008 - 20:27h

Un restaurante chino de Madrid. REYES SEDANO

Un jamón ibérico sobre un calendario chino da la bienvenida en el vestíbulo de la casa de Su Fen, de 35 años, en Madrid. No habla castellano y su hijo Xin Lei, de 15 años, ejerce de traductor.

Mediada la conversación, se hace el silencio al nombrar la polémica sobre los Juegos Olímpicos y los Derechos Humanos en China. "No vamos a hablar de ese tema", sentencia el adolescente sin preguntar a su madre, que se muestra sorprendida al hablar del posible boicot de algunos países a la competición.

Como en su caso, la mayor parte de la comunidad china en España evita hablar de política en público. Y menos criticar a su Gobierno. Algunos desconocen los reproches sobre torturas, libertad de expresión o pena de muerte. Otros los ocultan.La mayoría dice que no habla español y esconde la mirada. Pocos se mojan.

"Son nuestros Juegos y nos hacen tanta ilusión como les hizo a los españoles en 1992" es la frase más repetida. A diferencia de otros grupos migratorios de regímenes comunistas como Cuba, los chinos no huyen de un sistema político, sino en busca de mejoras salariales.

"Es una inmigración económica", explica Gladys Nieto, profesora asociada de antropología de China en la Universidad Autónoma de Madrid.

La comunidad es fundamentalmente rural y cerca del 60% proviene del montañoso municipio de Quintiang, al sureste del país.Entre las diez principales asociaciones de chinos que existen en España, apenas se escuchan voces críticas con los Juegos.

"¡Son unos mentirosos! ¡En China no se incumplen los Derechos Humanos!", grita Antonio Xu, presidente de ACCCE (Asociación de Compañías Comerciales Chinas en España). "En el deporte tenemos que ser todos iguales. No hay que mezclarlo con la política", concluye.

Libertad e inseguridad

Más crítico se muestra Mua, el presidente de la asociación Organización del Fondo Chino Español. El representante respeta la decisión del primer ministro británico, Gordon Brown, de no acudir a la ceremonia de inauguración apelando a "la libertad de cada país" y respalda las criticas internacionales.

En la calle, Luis Chen, de 33 años, busca trabajo como comercial en el centro de Madrid. Vive en España desde hace 21 años y, entre tienda y tienda, equipara la libertad que hay en España a la de China.Y añade que aquí hay más inseguridad que en su país.

"En China puedes pasear tranquilamente por la calle. Aquí, cualquier chino que salga por la noche va con miedo a que le peguen o le atraquen". Pero Wen Jiabao, uno de sus compatriotas, le reprocha: "Aunque lo maquillen, en China hay falta de libertad política. Tendría que haber muchos partidos, como en España, aunque eso no es razón para boicotear los Juegos".

En Sevilla, la comunidad china repite su impermeabilidad y evita hablar de la polémica generada por la antorcha olímpica, informa Raúl Bocanegra.

En un restaurante chino y en una tienda de moda el amable semblante se torna serio cuando se plantea la pregunta: ¿qué opina del posible boicot a la inauguración como protesta por la violación de derechos humanos en China? La respuesta, cara de susto y negaciones con la cabeza. ¿No quiere opinar? Y vuelta a negar con la cabeza.

Noticias Relacionadas