Sábado, 12 de Abril de 2008

La gasolina llegará en verano a los 1,2 euros, según los expertos

El máximo histórico del barril de petróleo se notará en el bolsillo de los españoles en dos meses

ANTONIO M. VÉLEZ ·12/04/2008 - 18:51h

La gasolina y el gasóleo, que están cerca de sus máximos históricos, van a subir aún más. En qué cuantía, dependerá de la evolución del mercado y de cómo gestionen sus ajustados márgenes (de entre 5 y 7 céntimos por litro) las compañías petroleras.

Pero si se cumple una regla no escrita en el sector, que dice que cada subida del 5% en el precio del barril de petróleo Brent (de referencia en Europa) se traduce en un aumento de en torno al 2% en el precio de los combustibles, el litro de gasolina y el de gasóleo (que ya han igualado su precio, por la fuerte demanda de diésel) podría costar cerca de 1,2 euros el próximo junio, un mes tradicionalmente alcista por la mayor demanda.

El barril de Brent batió el jueves pasado su récord histórico al cerrar a 108,2 dólares, un 14,7% más que en enero. El precio del crudo, que se ha cuadruplicado en cuatro años, no tiene efecto inmediato en el encarecimiento de los combustibles, pero sí una fuerte influencia que se traslada con un intervalo de entre uno y dos meses al bolsillo de los conductores, explica Álvaro Mazarrasa, director general de la Asociación de Operadores Petrolíferos (AOP), la patronal del sector.

Desde las principales petroleras reconocen que, casi con toda probabilidad, la gasolina y el gasóleo van a subir, aunque se cuidan mucho de hacer pronósticos de precios, y no sólo por el riesgo de que la Comisión Nacional de la Competencia (CNC) les expediente, como ha ocurrido con la industria alimentaria.

En el precio de los combustibles inciden múltiples factores, además de la evolución del petróleo y de las cotizaciones internacionales de gasolinas y gasóleos: los más importantes son el coste de transportar la materia prima, la cercanía de refinerías y la demanda del momento. También influye, y mucho, que los repuntes del barril de crudo sean sostenidos y no meros arreones puntuales.

Esas dos últimas premisas, (fuerte demanda y tendencia al alza) están cumpliéndose: la primera, porque se acerca lo que en Estados Unidos se llama driving season (época de desplazamientos masivos en coche), lo que empujará aún más las cotizaciones internacionales de los carburantes, que ya están en máximos. La tendencia alcista también es incontestable, como subraya Mariano Marzo, geólogo especialista en exploración de petróleo y profesor de la Universidad de Barcelona.  

El venezolano Humberto Calderón, ex presidente de la Organización de los Países Exportadores y Productores de Petróleo (OPEP), lo corrobora y pronostica un promedio de 100 dólares por barril en 2008. Para este experto, los impuestos (que suponen el 49% del precio de la gasolina y el 57% del gasóleo) son un “elemento de distorsión” de los precios. Las petroleras y los productores, concluye, “no son los únicos malos de la película”.