Sábado, 12 de Abril de 2008

Los Gobiernos catalán y español cerrarán en breve un acuerdo para afrontar la sequía

EFE ·12/04/2008 - 19:07h

EFE - Más de 100 agricultores se han manifestado hoy ante el Ayuntamiento en defensa de los acuíferos de la zona y contra la pretensión de los consistorios de esta ciudad y de Reus de explotarlos para proveer el área metropolitana de Barcelona, afectada por una extrema sequía.

Los gobiernos de Cataluña y de España cerrarán en pocos días un acuerdo definitivo para, al parecer, conectar las redes de abastecimiento de agua de Tarragona y Barcelona, como solución, junto con otras medidas, para suministrar agua al área de la ciudad en caso de que persista la sequía.

El presidente de la Generalitat, José Montilla, ha confirmado hoy, en declaraciones a los periodistas en L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona), que la solución al problema "está muy avanzada", aunque no ha querido precisar con exactitud en qué consiste el proyecto.

Un eventual acuerdo para aprovechar las aguas del Ebro hacia Barcelona dejaría probablemente sin efecto el proyecto de captación del agua del Segre, que defendía en solitario el gobierno catalán.

Montilla ha explicado que el trasvase del río Segre era la "alternativa" del gobierno catalán, "pero estábamos estudiando otras alternativas en colaboración con el Gobierno de España. Alternativas que también hicimos saber al jefe de la oposición".

"La concreción de una solución está muy avanzada y estoy convencido de que antes de finales de la semana que viene tendremos la formalización de un acuerdo entre los dos gobiernos sobre la base de un proyecto que será ejecutable en tiempo y permitirá garantizar el abastecimiento de agua de boca y evitar las restricciones en el otoño", ha subrayado el presidente catalán.

Montilla ha asegurado que "lo que no haremos será hacer tres cosas a la vez. Haremos aquella que sea factible en tiempo, de acuerdo con el Gobierno de España, con diálogo y concertación con los sectores y territorios afectados".

La solución de utilizar el agua del Ebro para abastecer el área de Barcelona en caso de que no llueva antes del otoño consistiría, según algunas fuentes, en transportar agua desde el campo de Tarragona por una tubería aprovechando el recorrido de la autopista AP-7.

La tubería cubriría un tramo de unos 60 kilómetros entre el área de Tarragona y la población de Olérdola, donde se encuentra la conexión con la red del Ter-LLobregat, que suministra agua a Barcelona.