Sábado, 12 de Abril de 2008

Miguel Sebastián, una recompensa ministerial que llega cuatro años después

EFE ·12/04/2008 - 12:31h

EFE - La cartera ministerial le llega a Miguel Sebastián cuatro años después de que los rumores le colocasen al frente de un departamento y de que la realidad le convirtiera en asesor económico del presidente del Gobierno, quien le encomendó la arriesgada tarea de aspirar a la Alcaldía de Madrid.

La cartera ministerial le llega a Miguel Sebastián cuatro años después de que los rumores le colocasen al frente de un departamento y de que la realidad le convirtiera en asesor económico del presidente del Gobierno, quien le encomendó la arriesgada tarea de aspirar a la Alcaldía de Madrid.

La recompensa recibida hoy devuelve a Sebastián al terreno de la gestión económica, después de su fracaso en la política madrileña, y le sitúa en la primera línea del equipo de José Luis Rodríguez Zapatero, desde donde deberá afrontar la inmediata reordenación del sector energético español como ministro de Industria.

En el círculo más próximo de Zapatero ha estado desde que se convirtió en asesor independiente del Comité de Estrategia socialista en 2003 y participó en la coordinación del programa económico para las elecciones generales de 2004, tras abandonar la dirección del Servicio de Estudios del BBVA.

En ese puesto ya se le relacionó con el PSOE al apoyar la propuesta de implantar un tipo único de IRPF, posteriormente desechada.

Precisamente, ese respaldo llevó al entonces vicepresidente económico, Rodrigo Rato, a exclamar que era la primera vez en la Historia de la España democrática que un partido le encargaba su diseño de la política tributaria a un gran banco; unas declaraciones que dieron pie a pensar que la posterior salida de Sebastián del banco era una exigencia política.

Su paso por las bambalinas de la política económica del Ejecutivo, en calidad de director de la Oficina Económica del Gobierno, también ha estado en boca de muchos por la supuesta falta de sintonía con una de las piezas clave del Gobierno de Zapatero, el vicepresidente segundo y ministro de Economía, Pedro Solbes.

Sebastián se situará ahora en un puesto con una vinculación más indirecta con el ministerio que vuelve a encabezar Pedro Solbes, quien supervisará su trabajo en calidad de vicepresidente.

En cualquier caso, el cargo de asesor económico de Zapatero le ha permitido aconsejar en las principales cuestiones económicas y empresariales, entre las que se han destacado las vinculadas con razón o sin razón con el terreno político, como las opas sobre Endesa o el intento de asalto de Sacyr Vallehermoso al BBVA.

Con cuestiones empresariales deberá lidiar de forma inmediata este economista madrileño, amigo personal de Zapatero, lo que hace que su designación al frente del Ministerio de Industria no sea en absoluto baladí.

Directo, claro y seguro de sí mismo, este doctor en Economía de 50 años tiene un gran bagaje profesional al margen de su trayectoria política, ya que trabajó en la Dirección General de Planificación del Ministerio de Economía, en el Servicio de Estudios del Banco de España y fue director general de InterMoney.

Sebastián tuvo que abandonar su pasión por la economía al aceptar en octubre de 2006 el arriesgado encargo de Zapatero de aspirar a dirigir el Ayuntamiento del PP, una tarea que por sus dificultades nadie quería asumir supuestamente.

Además, se enfrentó a una campaña electoral "caliente", debido a las acusaciones del ex presidente de la CNMV Manuel Conthe de presuntas presiones e irregularidades desde su cargo como asesor del presidente en las opas por Endesa, y a la polémica provocada por el debate televisivo con Ruiz Gallardón y Ángel Pérez, en el que sacó una foto de la abogada Montserrat Cogulla, por quien interrogó al alcalde.