Sábado, 12 de Abril de 2008

Tropas de Irak y EEUU matan a 13 supuestos milicianos chiíes en Ciudad Sadr

EFE ·12/04/2008 - 12:38h

EFE - Un soldado británico es visto el viernes 11 de abril de 2008, cerca al hotel Shatt al-Arab en Basora (Irak). Al menos trece supuestos insurgentes murieron en operaciones militares separadas en Basora y en Ciudad Sadr antes del amanecer del viernes, según reportes.

Tropas iraquíes y estadounidenses mataron anoche a 13 supuestos insurgentes en la barriada chií de Ciudad Sadr, en el este de Bagdad, según informó hoy el Ejército de EEUU.

Según un comunicado militar difundido hoy, los distintos enfrentamientos ocurrieron después de que las fuerzas iraquíes y estadounidenses fueran atacadas con bombas en la carretera y con fuego de francotiradores apostados en edificios altos.

Sobre las 21.00 hora local (17.00 GMT), según esta versión, los soldados estadounidenses que apoyaban a unidades del Ejército iraquí mataron a dos francotiradores y a otros dos "criminales" que disparaban un "bazooka".

La nota agrega que en el enfrentamiento también murieron "otros muchos en un edificio cercano desde el que se estaba atacando a los soldados con 'bazookas' y ametralladoras".

A esa misma hora, dos vehículos estadounidenses sufrieron daños después de recibir impactos de al menos seis artefactos explosivos colocados en la carretera.

Tras la explosión, el convoy, que transportaba material para construir una barricada en apoyo de las tropas iraquíes, fue atacado, y las fuerzas iraquíes y estadounidenses respondieron al fuego, acción en la que acabaron con la vida de al menos a cuatro miembros de "grupos especiales", como llama EEUU a los milicianos chiíes apoyados por Irán.

El tiroteo en la zona siguió y el disparo de un carro de combate estadounidense contra un edificio mató a dos "criminales".

Una hora más tarde, un avión no tripulado de las fuerzas de EEUU identificó a tres personas que supuestamente estaban colocando bombas en la carretera, y lanzó un misil Hellfire que acabó con la vida de los tres.

"La parte más importante de lo que ocurrió es que fue una misión combinada, que sólo dos vehículos resultaron dañados y que ningún soldado estadounidense o iraquí resultó herido de gravedad", dice en la nota el oficial estadounidense John Gossart.