Sábado, 12 de Abril de 2008

Rajoy suma EL apoyo de los barones a su candidatura, mientras Aguirre da pasos atrás

EFE ·12/04/2008 - 12:11h

EFE - El líder del PP, Mariano Rajoy y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, entre los asistentes al desayuno informativo celebrado en Madrid en el que intervino el presidente del Gobierno de Navarra, Miguel Sanz el pasado 9 de abril.

Mariano Rajoy ha sumado esta semana apoyos a su reelección como líder del PP, una aspiración para la que cuenta ya con el respaldo de siete de las CCAA con más peso político, mientras arrecian las críticas contra Esperanza Aguirre que parece haber dado marcha atrás en su idea de presentar una candidatura.

La indecisión de la presidenta madrileña y que no descartara presentar una candidatura alternativa al XVI Congreso en esta semana en que se celebraba el debate de investidura elevaron el tono de algunas de esas críticas, a las que no ha sido ajeno Mariano Rajoy.

Veladamente, el líder de la oposición lanzaba algunas "directas" a Aguirre a raíz del almuerzo privado que mantuvieron la semana pasada y que se filtró a los medios de comunicación.

"Tengo una buena costumbre que comprendo que no vende mucho, y la tengo desde hace años y no me ha ido mal: mis conversaciones privadas no las cuento, no las filtro", dijo Mariano Rajoy.

Rajoy no había hablado de esa comida privada, pero sí lo había hecho Aguirre, quien explicaba en un almuerzo del Foro ABC que ya le trasladó a Rajoy en privado que, si decidiera presentar una candidatura alternativa, se lo diría a él en primer lugar, y subrayó que le repetía ese día en público que si tomaba esa decisión, no se enteraría por la prensa.

"Llevo algunos años en política y soy serio", afirmó unos días después el líder del PP, antes de explicar que su decisión de optar a la reelección se la transmitió al partido "antes que a nadie" porque eso parece "lo lógico".

Rajoy también ha dicho que para presentar su candidatura al XVI Congreso le avalan los resultados de las elecciones y la independencia que, dice, ha sabido garantizar del PP que depende sólo "de sus votantes y de los intereses generales".

Aunque en una semana han coincidido en tres almuerzos y un desayuno, el distanciamiento entre Rajoy y Aguirre es evidente, pero ambos han guardado las formas desde que la presidenta lanzara en enero un órdago al líder del PP para evitar que Alberto Ruiz-Gallardón figurara en la lista del partido para las elecciones.

Frente a Aguirre también se encuentran varias CCAA, algunas de las cuales Rajoy comienza a visitar a partir de hoy -como Andalucía- y el lunes, Castilla y León.

Así, el PP de Andalucía, de Galicia y de la Comunidad Valenciana, dirigidos por Javier Arenas, Alberto Núñez Feijóo y Francisco Camps, respectivamente, fueron de los primeros en dar su apoyo a Rajoy, y además éstas son las tres regiones con más peso político y más compromisarios con vistas al Congreso de junio.

Se sumaron inmediatamente Murcia -Ramón Luis Valcárcel es el presidente del comité organizador del XVI Congreso-, Cantabria, Castilla y León y Cataluña.

Todos los barones de estas regiones han coincidido en señalar a Rajoy como la "persona oportuna" para liderar el Partido Popular los próximos cuatro años.

"Todos, y cuando digo todos quiero decir todos, apoyamos la decisión de Rajoy de volver a presentarse", manifestó Camps.

Una opinión compartida por el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, quien desde Pekín afirmó que la "indecisa" Aguirre tiene "derecho" a presentar su candidatura, pero que no tendrá un apoyo mayoritario.

Un día antes Manuel Cobo, mano derecha del alcalde, decía que Aguirre no pugnará con Rajoy por el liderazgo del PP por falta de apoyos, al tiempo que censuró el "espectáculo" que estaba dando.

Ese mismo día, la propia presidenta parecía dar marcha atrás al afirmar que no estaba en sus planes presentar una lista alternativa, pero añadía que, si se la critica por haber dicho eso, "qué harán si alguien decide que sí está en sus planes" e iba más allá al decir que su interés en el XVI Congreso no es "personal" y que lo que le interesa es abrir el debate ideológico en su partido.