Viernes, 11 de Abril de 2008

La ralentización económica reducirá este año el consumo de petróleo en la OCDE

EFE ·11/04/2008 - 13:06h

EFE - Fotografía de la refinería BP Carson de esta ciudad en California (EE.UU.).

La ralentización económica, que se aventura más marcada de lo inicialmente previsto en el mundo desarrollado y en particular en Estados Unidos, conducirá a una disminución del consumo de petróleo en los países de la OCDE este año, según la valoración de la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

En su informe mensual publicado hoy, la AIE revisa a la baja su previsión de la demanda mundial de petróleo para este año en 310.000 barriles diarios (bd), hasta los 87,2 millones, con lo que crecerá sólo un 1,5 por ciento respecto a 2007.

Eso significa 310.000 barriles diarios menos de los que calculaba hace ahora un mes, lo que se explica por un recorte de las expectativas de la demanda en los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), y muy en particular en Estados Unidos, en relación con las últimas previsiones económicas del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Los expertos de la AIE estiman que la OCDE en su conjunto disminuirá un 0,3 por ciento su gasto de crudo en 2008 -una corrección de 320.000 barriles diarios comparado con el informe de marzo-, hasta los 48,9 millones de barriles diarios, mientras que mantienen las cifras para el resto del mundo: una progresión del 3,9 por ciento hasta los 38,3 millones de barriles diarios.

Lo más significativo es que mientras en Europa la demanda pasará de 16 millones de barriles diarios en 2007 a 16,1 millones este ejercicio, en el conjunto del continente americano caerá de 31,1 millones a 31 por efecto de una contracción significativa en EEUU: las expectativas para Norteamérica han bajado en 270.000 barriles diarios en un mes.

"El futuro que dibuja la última previsión económica del FMI esboza un entorno que se deteriora este año y el próximo", explica la AIE, que también informa de los ajustes en sus datos y de la aplicación de una nueva metodología de cálculo en los países de la antigua Unión Soviética.

En lo que respecta a la oferta de petróleo, la agencia constata que en marzo se redujo en 100.000 barriles diarios sobre febrero para situarse en 87,3 millones de barriles al día por una caída de 265.000 barriles diarios de la contribución de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), hasta los 32,1 millones.

La agencia, que agrupa a los principales consumidores de energía de la OCDE, reconoce que hay diferentes elementos que concurren en el tirón del precio del petróleo en dólares, y que uno de ellos es la depreciación de la divisa estadounidense.

Otro de los factores es el bajo nivel de las reservas industriales, que sólo en los países de la OCDE disminuyeron en 48,9 millones de barriles en febrero para quedar en 2.579 millones de barriles, equivalentes de 53,3 días de consumo.

Aunque según los datos preliminares de marzo, esas reservas del conocido como "Club de los países desarrollados" aumentaron en 6,3 millones de barriles, sigue la incertidumbre sobre la situación en los Estados emergentes.

De hecho, la AIE aventura que tras la escalada de los precios -que superaron los 110 dólares el barril a comienzos de mes-, está la preocupación de que las reservas no forman un cojín suficiente para compensar la "baja capacidad" de producción excedentaria y los riesgos geopolíticos.

Unos riesgos geopolíticos referidos a sabotajes de oleoductos en Nigeria e Irak o huelgas en Gabón que "individualmente no son particularmente serios, pero que juntos ilustran el potencial de caída del aprovisionamiento".

El director ejecutivo de la AIE, Nobuo Tanaka, ya había avanzado ayer que el bajo nivel de las capacidades excedentarias de producción de petróleo es el "principal motivo" del tirón de los precios del barril, y explicó que si hace unos años ese margen excedentario se situaba entre tres y cuatro millones de barriles diarios, ahora la cifra ha disminuido.

Según el informe presentado hoy, la capacidad excedentaria de la OPEP (esencialmente de Arabia Saudí) era en marzo de 2,3 millones de barriles diarios, mientras en el resto del mundo era poco significativa.