Jueves, 10 de Abril de 2008

Bush descarta más retiradas que las inevitables en Irak

A petición de los militares reduce a 12 meses el tiempo máximo de estancia.

ISABEL PIQUER ·10/04/2008 - 22:53h

Un soldado recuerda a un compañero caído.

El presidente estadounidense, George Bush, respaldó ayer oficialmente la recomendación de su máximo responsable militar en Irak, el general David Petraeus, de congelar el nivel de tropas en Irak hasta la llegada a la Casa Blanca de su sucesor. Bush, escuchando las protestas del Pentágono, también anunció que los turnos de las unidades pasarán de quince a doce meses.

En un discurso en la Casa Blanca, el mandatario estadounidense indicó que en julio se retirarán los últimos refuerzos de los 30.000 efectivos que se mandaron hace algo más de un año, lo que estabilizará la presencia militar en unos 140.000 soldados. Bush sigue así la propuesta de Petraeus que el pasado martes pidió al Congreso más tiempo para "evaluar la situación" sobre el terreno y recomendó realizar una pausa de 45 días antes de tomar nuevas decisiones.

"Le he dicho (a Petraeus) que tendrá todo el tiempo que necesita", dijo el presidente, "Algunos han sugerido que este período de evaluación será una pausa. No lo será porque no pararemos ninguna de nuestras operaciones en Irak. Usaremos los próximos meses para aprovechar las oportunidades creadas por el incremento de las tropas y continuar las operaciones en curso".

Ante un grupo de veteranos, el vicepresidente Dick Cheney, el secretario de Defensa Robert Gates y la secretaria de Estado Condoleezza Rice, Bush trazó de nuevo un panorama optimista de la situación y aseguró que en los últimos meses las tropas habían realizado "progresos significativos", pese a los nuevos enfrentamientos con los grupos chiíes, respaldados por Irán, y los ataques de Al Qaeda. "Hoy tenemos la iniciativa", dijo el presidente.

"Un Irak libre no tolerará las interferencias de militantes iraníes" dijo Bush, que instó al Gobierno de Teherán a elegir entre vivir en paz con su vecino o continuar sus intentos de desestabilización. Si Irán "toma la decisión correcta, Estados Unidos le alentará a seguir por ese camino de la paz". De lo contrario, "protegeremos a nuestras tropas y nuestros intereses".

El presidente lanzó también un llamamiento al resto del mundo a "aumentar sus lazos con Irak", con el argumento de que "nos conviene un Irak estable y con éxito". La decisión de reducir de quince a doce meses los turnos en Irak y Afganistán, se hará efectiva a partir del 1 de agosto aunque no afectará a las tropas ya desplegadas sobre el terreno. Gates extendió los turnos hace un año para reforzar las operaciones en Bagdad y la provincia de Anbar pese a las protestas de los responsables militares.Bush también pidió al Congreso que apruebe un presupuesto para Irak (108.000 millones de dólares) sin el condicionante de un calendario de retirada.