Jueves, 10 de Abril de 2008

Un arma novedosa contra las bacterias en frutas y verduras

Las radiaciones ionizantes, defintivas contra los patógenos

ANTONIO GONZÁLEZ ·10/04/2008 - 20:02h

SXC - Lavar la lechuga puede no ser suficiente.

Lavar la fruta y la verdura bajo un buen chorro de agua fría, o incluso con agua mezclada con desinfectantes, no siempre es suficiente para mantener a raya a bacterias y hongos responsables de enfermedades, como la Escherichia coli o la salmonella.

Según una investigación presentada ayer en Nueva Orleans (EEUU), en el marco de la reunión de la Sociedad Química Americana, la solución pasa por someter a estos productos frescos a determinadas dosis de radiaciones ionizantes, que acaban con los parásitos y destruyen los patógenos.

La medida es eficaz sobre todo cuando los microorganismos han conseguido llegar al interior de las hojas de la verdura o de la piel de las frutas.

“Cuando las bacterias están protegidas [al estar dentro de las hojas o formar parte de abigarradas comunidades de microbios, llamados biofilms], no son nada fáciles de matar”, explica el director del estudio, Brendan A. Niemira, microbiólogo del Departamento de Agricultura de EEUU, quien asegura que es la primera vez que se analiza el efecto de la radiación sobre bacterias en el interior de frutas y verduras.

Aliño de bacterias 

Para llegar a sus conclusiones, los autores sumergieron hojas de lechuga y espinaca en una solución llena de bacterias Escherichia coli, que también fueron inoculadas en el interior de las hojas. Después sometieron las hojas a un lavado con agua, un tratamiento químico con hipoclorito de sodio, o bien o un proceso de irradiación. Tras el experimento, los científicos probaron que el lavado con agua no fue efectivo para reducir los niveles de patógenos, mientras que el tratamiento químico no obtuvo resultados relevantes en el caso de las espinacas –sí consiguió rebajar en un 90% la carga de bacterias en la lechuga–.

Sin embargo, la radiación ionizante, a dosis altas, redujo la población de bacterias en ambas plantas en un 99,9%. La radiación resulta, pues más efectiva, aunque todavía tiene que vencer la oposición de muchos consumidores.

Noticias Relacionadas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad