Jueves, 10 de Abril de 2008

La mitad del electorado pero menos de un quinto del Parlamento

En Italia, hay pocas mujeres que ostenten un cargo importante en la vida pública. Los políticos prometen medidas de cara a las elecciones de este fin de semana, pero no se comprometen a nada concreto. 

ANTONIO LAFUENTE (EFE) ·10/04/2008 - 17:54h

Una mujer italiana mira carteles electorales. REUTERS

Las mujeres italianas son más de la mitad de la población a la hora de votar, pero en el Parlamento representan menos de un quinto, un desequilibrio que para muchas personas es el reflejo de una sociedad desigual y machista. En concreto, 24.607.716 millones de mujeres podrán votar para la Cámara de los Diputados en las elecciones que se celebran el domingo y lunes próximos en Italia, frente a los 22.688.262 millones de hombres, según datos del Ministerio del Interior.

Berlusconi: las de "derechas son, seguramente, más guapas que las de izquierdas"

Con un censo casi igual, en los anteriores comicios celebrados en abril de 2006, sólo un 17,1% de los diputados fueron mujeres, según el Instituto Nacional de Estadística, y nada hace prever que esta vez cambiarán esas cifras. En el mundo laboral, tampoco hay igualdad: la ocupación femenina alcanza un 45,3% frente a un 70% de la masculina, según el centro sociológico Eurispes, porcentajes que sitúan a Italia en el último lugar de Europa en este aspecto.

Esa desproporción social ha llevado a Wanda Montanelli, del partido Italia de los Valores, encabezado por el juez Antonio Di Pietro, a una huelga de hambre."En Italia continúa existiendo un problema grave e irresoluto de los derechos de ciudadanía política y la leyes constitucionales desatendidas", se lee en el blog de Montanelli, que hoy cumple 29 días de ayuno y para quien los puestos a las mujeres en las listas de su partido son "míseras".

Pocas empresarias en la patronal 

En la revista semanal de Corriere della Sera, cincuenta mujeres protestaban el pasado fin de semana contra esa situación y exigían compromisos a los políticos. "La mujer es penalizada y no está protegida. En Italia no existe una organización social que nos permita no tener que escoger entre maternidad y carrera", afirmaba la actriz Claudia Gerini. La empresaria Cristina Nonino explicaba que "se habla de la cualidad femenina, pero no se le reconoce espacio", por lo que pedía al primer ministro que salga de las urnas que lo haga y "no la relegue a ministerios menores".

Para Nonino, el presidente del Gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero, "es un ejemplo". Aunque en el mundo empresarial de Nonino se acaba de producir una excepción, ya que la patronal italiana Confindustria ha elegido por primera vez a una mujer, Emma Marcegaglia, como su próxima presidenta, ella misma destaca que de las 160 personas que componen la junta de la patronal, sólo ocho o diez son mujeres.

Sin cuota "rosa" 

A pesar de la desigualdad, ningún candidato se ha comprometido con una cuota de participación de la mujer en la vida pública; una cuota a la que en Italia se añade siempre un adjetivo: "rosa". La ausencia de compromisos firmes de los políticos no significa que los líderes de los partidos no hayan cortejado durante la campaña el voto de la mujer y que muchas de ellas hayan respondido positivamente. Así, Silvio Berlusconi organizó un encuentro con mujeres en Roma, cuyo cartel anunciador destacaba los dos principales intervinentes: él y el número dos del partido Gian Franco Fini.

Berlusconi, muy aplaudido por las asistentes cuando les dijo "vosotras sois las que nos mandáis", calculó que si gana las elecciones su gobierno tendrá "por lo menos cuatro mujeres". Durante los cinco años de su mandato, entre 2001-2006, Berlusconi sólo tuvo dos ministras, la de Educación, Letizia Morati, y la de Igualdad de Oportunidades, Stefania Prestigiacomo.

Esta semana, Berlusconi volvió a tener unas palabras para las mujeres cuando afirmó que las de "derechas son, seguramente, más guapas que las de izquierdas", lo que le valió el inmediato calificativo de "machista" de Rosa Villeco, candidata del Partido Demócrata (PD) al Senado. El líder del PD, Walter Veltroni, también ha pedido el voto a las mujeres y ha asegurado que su participación será importante en el gobierno si es él quien gana las elecciones.

Aunque no expresó un compromiso sobre cuántas estarán en un eventual ejecutivo, Veltroni sí ha incluido en sus listas a un mayor número de mujeres que sus principales adversarios.

 

Noticias Relacionadas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad