Jueves, 10 de Abril de 2008

Strauss-Kahn alerta del riesgo de inflación por los precios de los alimentos y la energía

EFE ·10/04/2008 - 17:39h

EFE - El director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn, advirtió de que el aumento de los precios de los alimentos, "puede socavar todos los avances en la reducción de la pobreza".

El director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn, dijo hoy que "la inflación puede haber vuelto" al mundo por el alza de los precios de los alimentos y la energía, pese a la desaceleración generalizada.

En una rueda de prensa previa a la Asamblea de Primavera del Fondo Monetario Internacional (FMI), Strauss-Kahn describió a una economía mundial que se encuentra "entre el hielo y el fuego".

El hielo es una ralentización de la actividad, que dejará el crecimiento del planeta en el 3,7 por ciento este año.

Al mismo tiempo, la inflación ha subido. Strauss-Kahn advirtió de que el aumento de los precios de los alimentos "puede socavar todas los avances en la reducción de la pobreza".

Achacó su subida en parte al incremento de los cultivos para biocomustibles y recomendó eliminar las barreras que limitan un incremento del suministro de alimentos.

Strauss-Kahn señaló que en algunos países africanos, la subida de esos precios supondrá un empeoramiento de un 1 por ciento de su cuenta corriente, un impacto que consideró "gigante".

"El efecto es probablemente mayor que la mayoría de los choques (económicos) en el pasado", dijo.

Strauss-Kahn señaló que para algunos países el peligro de desaceleración es más importante, mientras que otros deben preocuparse más por la inflación.

Sobre la crisis financiera, indicó que los problemas económicos de Estados Unidos se han trasmitido al resto del mundo.

Enfatizó que una bajada del crecimiento en un punto porcentual en la mayor economía del mundo reduce el ritmo en Europa en un 0,4 puntos porcentuales, lo que explica la ralentización que el FMI predice para el viejo continente.

Los mercados emergentes han soportado bien la crisis hasta ahora, pero Strauss-Kahn recalcó que "no son inmunes" a ella. Alertó del riesgo de una reducción "drástica" de los flujos de capital hacia los países en desarrollo, que golpearía en particular a las naciones que dependen más del dinero externo para su financiación.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad