Jueves, 10 de Abril de 2008

El presunto asesino de Yulisa Pérez la mató en el domicilio donde vivía con su familia

EFE ·10/04/2008 - 15:29h

EFE - Irma (c), madre de Yulisa Pérez, la niña cuyo cadáver fue encontrado hace cinco meses en un vertedero de la capital de Lanzarote, acompañada por dos familiares a la salida de los Juzgados de Lanzarote donde hoy la titular del Juzgado de Instrucción Número Siete de Arrecife, Estrella Marrero, decretó prisión provisional, comunicada y sin fianza, para el padrastro de Yulisa por supuesto delito de homicidio.

Antonio Luis Ferreira, padrastro de la joven dominicana Yulisa Pérez, cuyo cadáver fue encontrado hace cinco meses en un vertedero de Arrecife, que declara hoy ante el juez por un presunto delito de homicidio, no la mató en su vehículo, sino en el domicilio donde vivía con su familia.

Así lo aseguró hoy en una rueda de prensa el comisario jefe de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV), Ángel Galán, quien negó así que la muerte de la joven de 19 años ocurriera, como se ha barajado, en el vehículo habitualmente utilizado por Ferreira, de nacionalidad portuguesa, y a quien se detuvo el lunes.

En ese vehículo fueron encontrados restos que, junto a otras pruebas de ADN, cuyos resultados definitivos se han conocido en los últimos días, vinculan con el crimen al padrastro de Yulisa, de profesión albañil y conocido como "el portugués".

El jefe superior de Policía de Canarias, Narciso Ortega, destacó que en el esclarecimiento de esta muerte, que ha culminado con un "minucioso y muy buen atestado", han participado 27 investigadores de Madrid, Las Palmas de Gran Canaria y Arrecife, al tiempo que recordó que el Juzgado de Instrucción Número Siete de Arrecife, que instruye el caso, ha decretado secreto de sumario.

Ni Galán ni Ortega quisieron pronunciarse, por este motivo, sobre el móvil del crimen, si bien precisaron que la hipótesis sobre la que se ha trabajado es la existencia de alguna "obsesión", aunque no se descarta, junto a otros, el móvil sexual.

Sin embargo, detallaron que la víctima, cuya desaparición fue denunciada el 8 de noviembre de 2007, no sufrió agresión sexual, aunque su cadáver fue encontrado semidesnudo y con "evidentes señales de violencia".

Narciso Ortega afirmó que desde que Hilma Altagracia, madre de Yulisa, denunció su desaparición, tanto su familia como la Policía coincidieron en que "todo parecía apuntar" al ahora detenido como el autor de los hechos, debido a las contradicciones en las que incurrió en sus declaraciones, si bien en ese momento sólo podían considerarse "indicios y no pruebas sólidas".

Los "indicios probados y las pruebas directas" se obtuvieron tras cinco meses de investigación, período durante el cual efectivos de la Policía Científica y Judicial realizaron todo tipo de inspecciones oculares y pruebas biológicas que han conducido, tras descartarse a otros sospechosos más, a la detención del presunto autor del crimen.

El detenido reúne todos los condicionantes sobre los que la Policía ha trabajado para esclarecer esta muerte, como son "conocer a la víctima y ser más fuerte que ella; tener acceso al domicilio y poder sorprenderla; tener un conocimiento exhaustivo del terreno en general y del vertedero en particular; contar con un medio de transporte; tener tiempo suficiente para el traslado del cadáver y actuar motivado por una obsesión que pudo desembocar en el crimen".

Narciso Ortega y Ángel Galán confiaron en que, tras prestar declaración hoy, la autoridad judicial decrete el ingreso en prisión de Antonio Luis Ferreira.

El comisario jefe de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV), Ángel Galán, que ha dirigido esta investigación recordó, no obstante, que "es la judicatura la que valora las pruebas", al tiempo que aseguró tener "la absoluta seguridad" de que Ferreira "es el autor" de la muerte de Yulisa.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad