Jueves, 10 de Abril de 2008

Los McCann reclaman a la UE un sistema de alerta ante secuestros

EFE ·10/04/2008 - 12:06h

EFE - El matrimonio británico Gerry (izqda) y Kate McCann, cuya hija, Madeleine, desapareció en mayo de 2007 en Portugal, asisten a una reunión en el Parlamento Europeo en Bruselas (Bélgica), hoy 10 de abril de 2008, sobre el proyecto de crear sistemas de alerta a nivel europeo para los casos de secuestros de niños.

Gerry y Kate McCann, los padres de la niña Madeleine desaparecida en el Algarve portugués en mayo de 2007, abogaron hoy en el Parlamento Europeo por establecer un sistema de alerta en toda la Unión Europea ante los casos de desapariciones de niños.

El matrimonio apadrina un proyecto de resolución promovido por los eurodiputados británicos y en el que se aboga por importar en la UE la "Red de Alerta Amber" que funciona en Estados Unidos desde 1996.

Este sistema, que implica a la policía, autoridades fronterizas y transportes, servicio nacional de meteorología y medios de comunicación, ha permitido salvar desde su creación a 393 menores, según aseguró Gerry en un encuentro público con los eurodiputados.

Se basa en la difusión urgente del anuncio de la desaparición del menor, acompañado de una fotografía y otros datos básicos, y un teléfono de contacto, mediante carteles, vallas publicitarias, y breves, pero frecuentes avisos en televisiones, radios e internet.

"Las primeras horas tras la desaparición son cruciales", subrayó Kate, que recalcó que en Francia funciona desde hace poco un mecanismo similar con resultados exitosos "en cinco de las cinco veces que se ha activado".

La idea de extenderlo a la Unión Europea es posibilitar que la desaparición del menor se dé a conocer rápidamente no sólo en los Estados miembros donde suceda, sino también en los fronterizos.

"Si un niño desaparece en Luxemburgo, hay que avisar en Alemania, Francia y Bélgica, porque en muy poco tiempo el secuestrador puede haber cruzado esas fronteras. Lo mismo sucede entre Portugal y España", dijo Gerry, en alusión al caso de Madeleine.

El proyecto de resolución parlamentaria aboga también por crear una "organización común" europea especializada en secuestros de niños para asistir a los autoridades nacionales.

El texto debe obtener más de la mitad de las firmas de los 785 eurodiputados en un plazo de tres meses para ser considerado como una posición oficial del Parlamento Europeo, aunque, incluso en ese caso, no tendría valor legal.

La decisión en la materia corresponde en último término al Consejo la UE -gobiernos nacionales-, poco entusiasta hasta ahora con este tipo de iniciativas.

Así lo ilustra el que sólo cuatro Estados miembros -Bélgica, Dinamarca, Grecia y Portugal- hayan instalado hasta el momento el teléfono gratuito 116000 para denunciar las desapariciones de menores pactado por la UE en diciembre de 2006, según admitieron los McCann.

Además, una iniciativa parlamentaria similar a ésta, pero planteada antes del caso Madeleine no obtuvo el respaldo necesario.

El eurodiputado conservador Edward McMillan Scott, uno de los promotores del nuevo texto, se mostró hoy confiado en que la expectación que generan los McCann cambie las cosas.

"Sabemos que el sistema funciona y salva a niños", declaró Kate, en una multitudinaria rueda de prensa, tras su reunión con los eurodiputados.

"Creo que las posibilidades (de encontrar a Madeleine) habrían sido mayores", afirmó, al ser preguntada sobre qué habría pasado de haber existido el sistema de alerta la noche en que desapareció su hija.

McMillan Scott Kate y Gerry McCann comparecieron ante los medios de comunicación acompañados por su portavoz, quien especificó que, por imperativo legal portugués, no respondería a preguntas sobre la investigación.

Cuando se les inquirió si su condición de sospechosos ("arguidos", según el término portugués) no hace recomendable permanecer ajenos a este tipo de campañas, el portavoz subrayó que "no están acusados, ni son sospechosos de ningún crimen".

"El caso evoluciona, pero no sabemos cuánto tiempo más vamos a seguir siendo considerados 'arguidos'. Y mientras, se puede instalar un sistema que ayude a otra gente", explicó Gerry.

La pareja eludió anticipar si participaría en la reconstrucción de los hechos ocurridos la noche de la desaparición de Madeleine que está planteándose la Policía portuguesa, si bien dieron por sentado que no volverán el mismo 3 de mayo, la fecha en cuestión.