Miércoles, 9 de Abril de 2008

El nuevo ministro de Defensa de Ecuador promete transparencia en las Fuerzas Armadas

EFE ·09/04/2008 - 17:13h

EFE - El jefe del Comando Conjunto de la Fuerzas Armadas de Ecuador, general de la Fuerza Aérea, Héctor Camacho (i), y el comandante de Fuerza Terrestre, Guillermo Vascones (2-i), acompañados por el comandante de la Fuerza Aérea, Jorge Gavela (2d), y el comandante de la Marina, Livio Espinoza (d), dejaron hoy, en Quito, sus cargos a disposición del presidente Rafael Correa, tras la salida del ministro de Defensa, Wellington Sandoval.

El nuevo ministro ecuatoriano de Defensa, Javier Ponce, prometió hoy transparentar las acciones de las Fuerzas Armadas para garantizar la seguridad del Estado, al tomar posesión como sucesor de Wellington Sandoval.

En el acto realizado en el Palacio Presidencial de Carondelet, Ponce destacó la "necesidad de transparencia en la institución militar" y de "volver civil" la dirección del frente castrense.

El nuevo titular de Defensa, que hasta hoy se desempeñaba como secretario particular del presidente Rafael Correa, aseguró que llega al cargo "sin cartas bajo la manga" y en un "instante de quiebre crucial" tras la violación del territorio ecuatoriano por parte de Colombia.

Hasta ahora el Gobierno ecuatoriano no ha explicado el motivo del cambio en la cartera de Defensa, pero versiones de medios locales indican que está relacionado con fallos en el proceso de información en la crisis diplomática con Colombia.

Las tropas colombianas lanzaron el 1 de marzo pasado un operativo militar contra un campamento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), en el que murió el número dos de esa guerrilla, "Raúl Reyes", lo que provocó que Quito rompiera relaciones con Bogotá.

Esa situación, señaló Ponce, permitió "reafirmar la unidad del país y la necesidad de cuestionar nuestros sistemas de información".

Se requiere de "unos sistemas de inteligencia que sean utilizados entre todos para garantizar nuestra soberanía y democracia, en los que las Fuerzas Armadas y la Policía estén cobijados bajo el poder civil", apuntó.

Esas dos instituciones, dijo, deben tener en cuenta que "son los ciudadanos los verdaderos dirimentes y garantes de la democracia. No hemos encomendado ese deber y derecho a ninguna institución en particular y cualquier interpretación en ese sentido es inaceptable".

Ponce, el cuarto titular de Defensa en lo que va del Gobierno de Correa tras Guadalupe Larriva, Lorena Escudero y Sandoval, indicó que la actual situación lleva a emprender cambios en la cúpula castrense y policial, aunque no especificó cuáles.

Sin embargo, al finalizar la toma de posesión de Ponce, el jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas de Ecuador, general Héctor Camacho, anunció que puso su cargo a disposición de Correa, al igual que el comandante del Ejército, Guillermo Vásconez.

En tanto, el ministro del Interior, Fernando Bustamante, desmintió la destitución del comandante general de la Policía, Bolívar Cisneros, como señaló la prensa local, que incluso mencionó a Jaime Hurtado, hasta ahora inspector de la Policía Nacional, como su reemplazo.

Durante su discurso, Ponce también se refirió a la reciente denuncia de Correa de que la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de EE.UU. está infiltrada en las tareas de inteligencia de las Fuerzas Armadas.

Ecuador no rechaza la cooperación internacional, apuntó el nuevo ministro, quien destacó que a través de ésta pueden "actuar redes de inteligencia ajenas a nuestros intereses y atentatorias a nuestra soberanía".

La denuncia sobre la interferencia de la CIA, "lejos de provocar rasgamientos de vestiduras, puede ser una oportunidad para continuar ajustando la cooperación internacional a objetivos nacionales".

Además, dijo, puede ser una oportunidad para "robustecer las formas de cooperación entre países del sur", con el fin de contar pronto con un "sistema de defensa regional del sur".

Aclaró que no se trata de un escenario para la cacería de brujas, sino de "un saludable proceso crítico y de ejercicio de transparencia", por lo que pidió a las Fuerzas Armadas una "revisión generosa de sus estructuras y prácticas".

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad