Miércoles, 9 de Abril de 2008

El FMI cree que España no debería aprobar nuevas medidas fiscales por la crisis

EFE ·09/04/2008 - 17:00h

EFE - Dominique Strauss Kahn, director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI).

El FMI dijo hoy que el Gobierno español no debería impulsar por ahora nuevas medidas fiscales para lidiar con la ralentización económica, pese a que su economía se resentirá del fin del boom "insostenible" de la vivienda.

"Creo que el estímulo (presupuestario) que (las autoridades españolas) han aplicado hasta ahora es apropiado; en este momento no recomendaría un estímulo fiscal adicional", dijo a la prensa española Charles Collyns, subdirector del departamento de análisis del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Aún así, dejó la puerta abierta a más intervención pública si las cosas van a peor.

Las autoridades "tendrán que vigilar la situación con cuidado y cuentan con el espacio de maniobra fiscal si hay una bajada más aguda del crecimiento, aunque eso no es lo que prevemos en este momento", afirmó Collyns.

El Gobierno pretende aprobar una rebaja tributaria de 400 euros por contribuyente, entre otras medidas de expansión fiscal.

El FMI bajó hoy en nueve décimas su previsión de crecimiento para España este año, que dejó en el 1,8 por ciento, mientras que en 2009 augura que el PIB aumente un 1,9 por ciento.

La actividad económica se resentirá de un entorno económico más hostil, con Estados Unidos en recesión este año y la zona euro en ralentización.

Además, en España "la corrección inmobiliaria será un freno sustancial para la economía durante algún tiempo", dijo Collyns.

"Creemos que ha habido un 'boom' insostenible en el sector inmobiliario en España. Los precios de las casas tendrán que ajustarse y también la inversión residencial", añadió.

El FMI cree que los precios deben caer en los próximos años en entre un 15 y un 20 por ciento en términos reales, es decir, descontada la inflación.

La inversión residencial se situó a finales del año pasado en el 9 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), un porcentaje sólo superado por Irlanda, y no ha bajado sustancialmente pese a las señales de enfriamiento en las ventas, según el Fondo, que aún así augura que caerá.

Los nubarrones en el sector inmobiliario son mala señal para los bancos españoles, pero Collyns reiteró el voto de confianza en ellos que dio también ayer el ex gobernador del Banco de España Jaime Caruana, ahora jefe de asuntos monetarios y de mercados de capitales del FMI.

"Ciertamente se ven afectados por las tensiones financieras -dijo Collyns-, pero los bancos españoles tienen posiciones de capital sólidas; no creemos que se vean muy afectados, no tienen muchas inversiones en las hipotecas de riesgo" estadounidenses, conocidas como "subprime", que fueron la chispa del incendio financiero que aún arde en los mercados.

Como España, otros países han aprobado paquetes de estímulo fiscal ante el embate de la crisis, pero el FMI alertó hoy de que deben tener en cuenta su impacto sobre la inflación.

Para España, el FMI prevé una subida de precios del 4 por ciento este año y del 3 por ciento en 2009.

Pese a que esos números superan con amplio margen la media europea, Collyns afirmó que no deberían ser impedimento para que el Gobierno aplique sus medidas de expansión fiscal.