Miércoles, 9 de Abril de 2008

Rajoy lanza indirectas a Aguirre en la guerra del PP

La mano derecha de Gallardón critica el "espectáculo" de Aguirre, ésta se pregunta "qué hará" si alguien compite con Rajoy y éste reprocha a la presidenta de la Comunidad de Madrid la filtración de sus conversaciones.

MARÍA JESÚS GÜEMES ·09/04/2008 - 18:09h

EFE - La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, conversa con el presidente del PP, Mariano Rajoy.

En el PP, la tormenta no amaina. Al contrario, cada día que pasa es más visible la batalla interna que se está desarrollando en su seno. Hoy, Mariano Rajoy volvía a encontrarse con Esperanza Aguirre en un desayuno del presidente de Navarra, Miguel Sanz. Pero ambos, que no dejan de coincidir durante estos días, mantuvieron con frialdad las apariencias.Fue el vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, quien no pudo contenerse.

A la salida del encuentro, la mano derecha de Alberto Ruiz- Gallardón comentó a los periodistas que no creía que la presidenta de la Comunidad de Madrid pudiera presentarse al XVI Congreso de junio porque "tiene pocos apoyos en el PP". Y, a continuación, arremetió contra ella:"Tampoco entiendo que en una semana tan importante para mi partido y en estos días en los que nuestro presidente está en uno de los debates más importantes de la legislatura, se monte el espectáculo que está montando Aguirre".La lideresa le dio la réplica.

Repitió que no tenía previsto lanzar una candidatura alternativa a la de Rajoy y se mostró sorprendida por recibir críticas sin haber llegado a dar el paso. "¡Qué harán si alguien decide que sí está en sus planes!", señaló con estupefacción.

A muchos de sus compañeros de partido les pareció que daba marcha atrás. Más cuando comentó que el discurso de Rajoy en el debate de investidura le había parecido "espléndido".

Silencio

El aludido prefirió callar... A su manera. "Yo tengo una buena costumbre, que comprendo que no vende mucho, pero es que la tengo desde hace muchos años y no me ha ido mal: que es que mis conversaciones privadas no las cuento, además no las filtro. Y no lo haré nunca", explicó con retintín una vez se encontraba ya en el Congreso. Todo el mundo pilló la indirecta.

A Rajoy le interrogaron hasta en tres ocasiones en público, y unas cuantas más en el corrillo posterior que se forma a su alrededor, por Aguirre. Pero el líder del PP advirtió que no se iba a pronunciar sobre la actitud de la dirigente madrileña, ni sobre las personas que la animan a que se lance a la piscina hasta que se celebre la cita congresual. Él tiene previsto seguir con su línea que, en su opinión, "es la que funciona".

Tras repetidas evasivas, el presidente del PP volvió a defender su candidatura a la reelección por que "me avalan unos resultados que son mejores que los de hace cuatro años" y "el haber sabido garantizar la independencia de mi partido, que sólo depende, como es natural, de sus votantes y de los intereses generales del mismo".
El líder conservador sigue dándole argumentos a aquellos que aún dudan. De su curriculum destacó que lleva "algunos años en política y soy serio, que son dos datos importantes".

Rechazó que su discurso de la sesión de investidura fuera en clave interna y defendió que se había limitado a trasladar su mensaje de los últimos años. Además, afirmó que se había sentido "muy respaldado y apoyado" por su formación.

Presiones

En la dirección del PP, -donde todos los dirigentes se encuentran ahora "en funciones" porque el peso del partido recae sobre el Grupo Parlamentario-, están cada vez más convencidos de que Aguirre no se enfrentará a Rajoy y creen que todos estos movimientos responden a su interés por lograr una importante cuota de poder en el futuro equipo. Ahora, los colaboradores de Rajoy también piensan que "el jefe" está tomando buena nota y luego pasará factura.

Noticias Relacionadas