Miércoles, 9 de Abril de 2008

Un Julio Iglesias provocador seduce en varios idiomas al público de Los Ángeles

EFE ·09/04/2008 - 14:26h

EFE - Julio Iglesias, que acaba de iniciar su gira mundial 2008, aseguró en Los Ángeles, en una entrevista con Efe, que se siente "infeliz" por el escaso reconocimiento que tiene en España.

Un Julio Iglesias provocador llenó el Gibson Amphitheatre de Los Ángeles en un concierto de su gira mundial 2008 en la que actuará en, al menos, cinco localidades españolas y 20 estadios de América Latina.

El cantante español más internacional derrochó energía, a sus casi 65 años, sobre el escenario del teatro angelino ante 6.000 personas en un concierto de más de hora y media en el que interpretó una veintena de canciones en español, inglés, gallego, italiano y francés.

"Ésta es una ciudad difícil para el negocio del espectáculo. Cuánta gente habla español, cuánta inglés...", explicó a Efe el artista, que en 1983 recibió el único disco de diamantes concedido por el Libro Guinness de los Récords por vender más álbumes que nadie en más idiomas.

De hecho, Iglesias, que ha grabado discos en español, alemán, inglés, francés, italiano, portugués, español, tagalo y japonés, incitó a su público estadounidense a aprender más lenguas para "no perderse a los grandes músicos que hay por el mundo".

El cantante se mostró provocador sobre el escenario y realizó numerosas alusiones al sexo durante su actuación.

"En mis buenos tiempos, hace poco, podía hacer el amor en el camerino y luego salir a cantar, ahora ya no. Ahora hago el amor con el público", dijo el artista, que durante su actuación flirteó con las cantantes que le acompañan en la gira, a las que llegó a besar en la boca varias veces.

Iglesias, que hizo gala de su españolidad, comenzó la velada con "Quijote" y alternó baladas con tangos, vallenatos como "La gota fría", canciones como "Un canto a Galicia" y arrancó "te quieros" y algunos "machotes" cuando empezó a sonar "Me va, me va".

Lejos de pensar en la jubilación, Julio Iglesias tiene previsto cerca de 120 conciertos en 2008, que le llevarán a recorrer América, Asia y Europa.

En España espera concretar cinco actuaciones para el verano -algunas ya las tiene dentro de su calendario, como Málaga, Marbella o Cádiz- y entre octubre y diciembre regresará a los grandes estadios de fútbol de América Latina, con 20 conciertos, algo que no sucede desde hace 30 años.

Una cita que quedará fuera este año de la agenda del cantante es Benidorm, a pesar del 40 aniversario de su lanzamiento como artista en el festival de la canción de esa ciudad del Levante español.

"Es mi base, mi nacimiento y mi agradecimiento, pero tendré tiempo de cantar en Benidorm. No porque cumpla 40 años de carrera cantaré en Benidorm, lo haré cuando me inviten", afirmó.

El artista, que durante la gala bromeó con su orientación sexual y llegó a decir que "si fuese gay sería el mayor gay de la historia", aseguró que a pesar de su experiencia aún le queda mucho por descubrir de sí mismo como cantante.

"Quiero aprender a poner más colores y sabores, interpretar cada canción diferente, poder cantar 'Ne me quitte pas' y sentir, como hoy, que la estaba cantando para mí y lo estaba llevando a la gente... y lo sentía de verdad, eso es una emoción terrible", aseguró.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad