Miércoles, 9 de Abril de 2008

La ruta de la antorcha por San Francisco se reduce para eludir las protestas

La llama olímpica ha llegado a la ciudad estadounidense. Allí la esperaba la protesta tibetana, encabezada, entre otros, por el actor Richard Gere

AFP ·09/04/2008 - 07:29h
 

La ciudad estadounidense de San Francisco recibió este miércoles la llama olímpica, que empezó a recorrer sus calles con una ruta reducida ante la presencia de manifestantes y amenazas de militantes que denuncian al régimen chino, y el antecedente de disturbios en Londres y París.

Un dispositivo de alta seguridad fue establecido en la ciudad californiana, única etapa de la llama en territorio estadounidense, para evitar las escenas de caos que salpicaron el recorrido de la antorcha el lunes en París, y los incidentes del fin de semana en Londres.

"El itinerario no fue fijado. Continuará cambiando todo el tiempo, hasta que pase la antorcha", advirtió el alcalde de San Francisco Gavin Newsom, quién exhortó el miércoles a "manifestar respetuosamente".

De hecho, poco después de que se encendiera la antorcha las autoridades decidieron reducir el recorrido debido a la presencia de manifestantes que bloqueaban las calles, informó un vocero de la Policía a la AFP el miércoles.

El recorrido no incluye el emblemático puente Golden Gate ni el barrio chino de Chinatown.

La antorcha olímpica, que inició su recorrido estadounidense hacia las 13:20, hora local, de la mano de una corredora, viene precedida de numerosos incidentes en la ciudad estadounidense y reacciones diversas a nivel internacional.

Unas horas antes de iniciarse el recorrido, la policía de San francisco detuvo a un militante pro-Tíbet, constató un fotógrafo de la AFP.

Los agentes se llevaron al joven asiático, esposado, en una camioneta de la policía.

En otro incidente, un militante pro-Tíbet estadounidense de origen chino, desató la cólera de los manifestantes pro-chinos al tratar de desplegar una bandera de Tíbet, que lo zarandearon y le pegaron con sus propias pancartas.

"Estoy orgulloso de ser chino y no me gusta lo que pasa en Tíbet", declaró Xiao Tan, de 32 años y estudiante de medicina en la Universidad de Stanford (California).

Además, unos 150 manifestantes pro-Tíbet se enfrentaron a una cantidad igual de militantes pro-China cerca del estadio de baseball de los Giants, mientras filas de policías permanecieron entre ambos grupos con la orden de mantenerlos separados.

 

Noticias Relacionadas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad