Martes, 8 de Abril de 2008

El general David Petraeus recomienda una pausa en la retirada de las tropas de EE.UU. en Irak

EFE ·08/04/2008 - 18:02h

EFE - El jefe militar estadounidense en Irak, general David Petraeus (i), recomendó que se "haga una pausa de 45 días para que comience una evaluación sobre la conveniencia de retirar más tropas".

El general David Petraeus, jefe militar de EE.UU. en Irak, recomendó hoy ante el Senado que, después de julio, se haga una pausa de 45 días en la reducción del contingente militar en ese país donde, según dijo, los progresos son "frágiles y reversibles".

Petraeus y el embajador estadounidense en Bagdad, Ryan Crocker, comparecieron hoy ante el Comité de Fuerzas Armadas del Senado y lo harán también ante el de Relaciones Exteriores, en medio de gran expectación dado que de ellos forman parte los aspirantes a la Casa Blanca: el republicano John McCain y los demócratas Hillary Clinton y Barack Obama.

Esta es además la primera ocasión en que los tres pueden confrontar al máximo responsable militar de la guerra en Irak.

El primero en hacerlo fue McCain, dado que el turno de palabra se concede en función de la antigüedad en el Senado.

Petraeus recomendó que, después de que en julio el Pentágono retire de Irak casi la totalidad de las cinco brigadas que agregó durante 2007, se "haga una pausa de 45 días para que comience una evaluación sobre la conveniencia de retirar más tropas".

El presidente del Comité de Fuerzas Armadas, el demócrata Carl Levin, de Michigan, preguntó si esto significa "un compromiso sin límite temporal".

"Lo que usted ha presentado a sus superiores es un plan que no tiene un límite", dijo Levin, quien le preguntó a Petraeus cuándo podría recomendar más reducciones de tropas después de septiembre.

"Podría ser de inmediato, o podría llevar más tiempo", dijo el general, tras lo cual un manifestante que estaba en la sala empezó a gritar: "¡Traigan los soldados a casa ya"!, hasta que fue sacado a la fuerza por la Policía del Capitolio.

Según Petraeus, "este proceso continuará con recomendaciones para reducciones adicionales según lo permitan las condiciones en el terreno".

"Este enfoque no establece un cronograma fijo para las retiradas, pero nos proporciona a los mandos en el terreno la flexibilidad que necesitamos para preservar los progresos de seguridad, aún frágiles, por los cuales tanto han luchado y se han sacrificado nuestros soldados", dijo el jefe militar.

Tanto el general de cuatro estrellas como el embajador eludieron una respuesta directa al senador republicano John Warner, de Virginia, quien preguntó si la campaña iraquí, ya en su sexto año, ha mejorado la seguridad de Estados Unidos.

El mandato de la ONU para una "fuerza multinacional" en Irak expira el 31 de diciembre de este año y los términos del acuerdo que el Gobierno de George W. Bush negocia con Bagdad serán motivo de otra audiencia en el Senado el próximo jueves.

"El acuerdo no establecerá bases militares permanentes ni fijará los niveles de tropas" de EE.UU. en Irak, dijo por su parte Crocker, quien considera que el mismo "no atará las manos de la próxima administración".

Al referirse a recientes ataques en la Zona Verde de Bagdad, y en Basora, Levin opinó que "el aumento de la violencia crea dudas sobre el éxito militar de la escalada" y sobre el propósito de la misma que, según Bush, buscaba "darle a los dirigentes iraquíes el espacio para que logren una solución política".

"Esto no se ha logrado", agregó el senador demócrata.

Por su parte McCain, que es el republicano de mayor jerarquía en este Comité del Senado, sostuvo que "el aumento de la seguridad ha llevado a una oportunidad más amplia de solución política en Irak".

Indicó que EE.UU. debe mantener su compromiso y su presencia militar en Irak porque "una guerra civil podría descender a un genocidio" con repercusiones en todo Oriente Medio y la región del Golfo.

Sin embargo, la senadora Clinton, que pertenece al mismo Comité de Fuerzas Armadas, discrepó de su colega republicano.

"Es irresponsable que continuemos con una política que no ha dado los resultados prometidos una y otra vez, a un costo tremendo para nuestra seguridad nacional, y para los hombres y mujeres que visten el uniforme militar de Estados Unidos", dijo.

Clinton, que en 2002 votó a favor de la invasión de Irak, dijo hoy que "ha llegado el momento de iniciar un proceso ordenado de retirada de nuestras tropas, para que empecemos la reconstitución de nuestra fuerza militar".