Martes, 8 de Abril de 2008

Los promotores ven rentable vender pisos libres como VPO

Fadesa puede ofrecer hasta 30.000 viviendas protegidas tras subirse el baremo de precios máximos un 30%

SUSANA R. ARENES ·08/04/2008 - 21:31h

Más vivienda protegida para reanimar las ventas. Es la solución que, cada vez con más ahínco, defienden los promotores para superar la crisis y, si lo materializan, habrá viviendas más baratas para los potenciales compradores. Hoy, el presidente de Martinsa-Fadesa y presidente de las grandes promotoras agrupadas en el G-14, Fernando Martín, defendió que ahora es posible convertir viviendas de precio libre a protegido (VPO) sin que las inmobiliarias pierdan dinero. La Administración ha subido los precios máximos en pisos protegidos "una media de un 30%", según explicó en el Salón Inmobiliario Internacional de Madrid (SIMA).Sólo Martinsa-Fadesa, tercera inmobiliaria del país, dispone de 30.000 viviendas libres que podría transformar en protegidas.

Si antes el tope máximo para viviendas con algún tipo de protección estaba en 1.850 euros por metro cuadrado (167.000 euros por una casa de 90 metros construidos), ahora el precio ha subido "hasta 3.000 euros", según Fernando Martín. Esto supone una subida máxima del 62%. La mayoría de las comunidades autónomas ha actualizado este máximo aumentándolo para adaptarse a los nuevos topes que aprobó el Ministerio de Vivienda en el Real Decreto 14/2008 , aseguró el presidente del G-14. Gracias a esa alza, los promotores "no sólo no perderemos, sino que ganaremos" al vender casas de precio libre a precio protegido.

Pisos de 270.000 euros

Desde que se aprobó el decreto el pasado 11 de enero, los promotores tienen dos posibilidades para hacer pisos de VPO que les sean más rentables, lo que ayudaría a aumentar la oferta de vivienda protegida. Por un lado, figuran los pisos de precio concertado de nueva construcción que tienen el tope de los 3.000 euros por metro cuadrado. Con este máximo, habrá viviendas de hasta 270.000 euros en las ciudades más caras, como Madrid, Barcelona o Valencia.

Otra vía es que los promotores, como anuncian, conviertan los pisos terminados sin vender en viviendas de precio protegido, para lo que tendrían que usar la figura de pisos usados, es decir, aquellos que no logran vender durante un año después de finalizarlos. Si los promotores se lanzan a transformar vivienda libre en protegida, habrá pisos de hasta 240.000 en las ciudades más caras (2.668 euros por metro cuadrado). En esta categoría, el ministerio ha subido el tope un 20%, como adelantó Público.

Antes de aprobarse la medida, los promotores pidieron al ministerio un incremento de precios y reclamaron que fuera rentable.

Las inmobiliarias pasan por un fuerte bache. Martinsa-Fadesa acaba de recibir un balón de oxígeno tras lograr renegociar créditos por 3.800 millones. Mientras, Reyal Urbis recortará un 5,5% su plantilla de externos (unos 70 empleados), según avanzó La Razón.