Martes, 8 de Abril de 2008

Un traje contra el parón de la economía

El presidente anuncia medidas urgentes y otras a medio plazo

F. SAIZ / B.CARREÑO ·08/04/2008 - 21:14h

El presidente del Gobierno en funciones, José Luis Rodríguez Zapatero, admitió en su discurso de investidura que la situación económica empeorará en la primera parte de la legislatura, pero afirmó al mismo tiempo que la fortaleza de la economía española permitirá amortiguar los efectos de la desaceleración.

A su juicio, la pérdida de vigor de la economía (y en consecuencia, la previsible caída de los ingresos públicos) podrá compensarse con el colchón del superávit presupuestario, por lo que no hará falta “ni aumentar los impuestos”, “ni sacrificar el gasto social”.

Para afrontar este escenario, el presidente dijo que su política económica estará guiada por tres principios fundamentales: una política presupuestaria cauta y prudente (“ seguiremos comprometidos con la estabilidad macroeconómica y fiscal, por su aportación a la economía española en los últimos años”, dijo), un mayor impulso a la competitividad y un diálogo permanente con los agentes sociales.

En este marco, Rodríguez Zapatero anunció un paquete urgente de medidas para combatir la desaceleración económica. La mayoría de ellas ya habían sido anunciadas (como es el caso de la rebaja fiscal de 400 euros) o figuran en el programa con el que el Partido Socialista se presentó a las elecciones generales (ver información adjunta).

Una parte importante del paquete de medidas de aplicación inmediata está dedicada a paliar los problemas derivados de la situación del sector de la construcción, que Zapatero calificó de “acusado ajuste”.

El presidente dijo, sin embargo, que “este conjunto de medidas no debe distraernos de los retos a medio plazo, principalmente incrementar la productividad y reforzar el potencial productivo español”.

En este segundo plano de medidas, de carácter más estructural, incluyó algunas actuaciones genéricas, que el presidente reconoció ya fueron planteadas en la anterior legislatura, como la apuesta por el I+D, el fomento de las infraestructuras y la mejora de la competencia en los mercados de servicios, telecomunicaciones y transporte.

Pero también citó otros objetivos que seguramente marcarán el perfil económico de la legislatura. Es el caso de la consecución de un gran acuerdo económico y social con todos los agentes sociales y económicos para reformar el mercado de trabajo (su propuesta es rebajar la tasa de temporalidad de la contratación del 32% al 25%), la Seguridad Social y el tejido productivo.

Las actuaciones a corto plazo 

 1. Lo primero, los 400 euros

La rebaja fiscal de 400 euros para trabajadores, pensionistas y autónomos será una de las primeras medidas del nuevo Ejecutivo. Tendrá efecto retroactivo desde el 1 de enero y se realizará mediante una rebaja en las retenciones. El Gobierno dice que la mitad de la deducción (200 euros) se hará efectiva en la nómina de junio y supondrá un impulso para la economía.

2. El IVA se cobrará antes

El programa del PSOE recoge el objetivo de simplificar y agilizar la gestión del IVA, en particular para que las devoluciones se practiquen en periodos trimestrales en lugar de anuales. Ayer, el presidente dijo que se adelantará la devolución, pero no si ésta se hará finalmente de forma trimestral. La medida permitirá a las empresas disponer de más liquidez durante el ejercicio.

3. Reciclaje de los parados laboral

El plan para recolocar a  los trabajadores que se queden en paro en el sector de la construcción es una de las urgencias del Gobierno. Ya se ha expuesto a sindicatos y patronal, que pidieron (de momento, sin éxito) que beneficie al resto de sectores de actividad. Además, Zapatero anunció un aumento de  la cobertura de desempleo para los parados que tengan mayor necesidad.

4. Agilizar la obra pública

En su discurso, Zapatero resaltó la importancia de la obra pública y prometió agilizar las licitaciones para su ejecución como revulsivo del sector de la construcción. Esta actuación se enmarca en el Plan de Infraestructuras, que está dotado con 250.000 millones de euros hasta 2020, y que pretende vertebrar las comunicaciones en España mediante una red de transporte.

5. Más VPO y rehabilitación

Se impulsará la rehabilitación de viviendas mediante la reducción de cargas fiscales y la promoción de la edificación eficiente en energía. También se extenderá el aval público para titulizaciones (convertir créditos en títulos de deuda para su colocación en el mercado) de préstamos concedidos para comprar VPO (vivienda oficial), vinculado a la reinversión en su promoción.

6. Cambio gratis de hipoteca

El Ejecutivo quiere aliviar los problemas de los hogares más ahogados con una subvención  para que el cambio de las condiciones de la hipoteca –alargar el plazo, principalmente– salga gratis. Todavía no se ha precisado quiénes podrán obtener esta bonificación, que tendría que llegar hasta los 600 euros de media que cobran la notaría, el registro  y la gestoría.

Las acciones estructurales

1. Fomento del diálogo con los agentes sociales

El Gobierno convocará en breve a empresarios y sindicatos para negociar la reforma del mercado de trabajo  ( el objetivo de la legislatura es, entre otros, rebajar la temporalidad al 25%) .Impulso de la inversión pública y privada en I+D+i. Se redoblarán los esfuerzos en investigación y desarrollo para consolidar los resultados del programa Ingenio 2010.

2. Aumento de la inversión en infraestructuras

Se mantendrá la apuesta por el  Plan Estatal de Infraestructuras del Transporte (PEIT), velando por el impacto medioambiental del transporte y por su aportación a la cohesión territorial.1,5 millones de viviendas de protección en diez años. El Ejecutivo propone edificar cada año 150.000 pisos  de  protección oficial, un 50% más que  los construidos en 2007. 

3. Más competencia en servicios y otros sectores

El objetivo es  atenuar la inflación, dinamizar la actividad y facilitar la absorción de los recursos productivos liberados por la crisis de la construcción.reducción de las cargas burocráticas de la empresa
El Gobierno rebajará en una 30% las tareas en las relaciones con la Administración, tanto durante  la creación de la empresa como en su actividad posterior

4. Mayor poder adquisitivo para los desfavorecidos

El Salario Mínimo Interprofesional  pasará de 600 a 800 euros al mes, las pensiones mínimas con cónyuge se elevarán hasta 850 euros  y las pensiones de viudedad  pasarán a ser de 700 euros.incentivo para contratar  mujeres mayores de 45 añosLos contratos de mujeres de 45 a 64 años tendrán bonificaciones. El objetivo es reducir en un tercio su inactividad laboral.

5. Cambios en la fiscalidad y en el plan contra el fraude

Se suprimirá el Impuesto sobre el Patrimonio, se actualizará el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones y se elaborará otro plan  para mejorar los resultados  de la lucha contra el fraude fiscal.

6. Más esfuerzo económico en la Ley de Dependencia

Este año se destinarán 871 millones a desarrollar la ley de Dependencia; en 2009, serán 1.200 millones. 

7. Acciones para facilitar la vuelta del inmigrante

El Gobierno  permitirá a los parados inmigrantes cobrar de una sola vez la prestación por desempleo y facilitará la concesión de microcréditos para promover el regreso a sus países de origen.incremento del presupuesto en educación. Especial atención a las becas y a las plazas escolares para los menores de tres años. 

La mano que mece el discurso 

Amparo Estrada 

El negro del discurso económico de la investidura de José Luis Rodríguez Zapatero se sentaba dos escaños a su izquierda.

Pedro Solbes ha dejado muy clara su huella en cada palabra y, sobre todo, en cada medida anunciada. No hubo apenas sorpresas en los anuncios económicos y esa es la evidencia de la autoridad del vicepresidente segundo.

Se constata así que se mantendrá una política fiscal y presupuestaria “cauta y prudente”. Apenas media docena de medidas inmediatas –todas conocidas y de un alcance limitado–. Y una apuesta por el medio plazo para incrementar la productividad y la competitividad de la economía española, como única vía para afianzar el crecimiento.

Nada se habló de subvenciones, ayudas o líneas de crédito a promotores y constructores, algo con lo que Solbes nunca estuvo de acuerdo.  Partidario de dejar actuar a los estabilizadores automáticos y de no aumentar el gasto más allá de lo ineludible, las medidas se circunscriben a lo comprometido en el programa electoral del PSOE, cuyas cuentas ya había cuadrado Economía.

¿Serán suficientes? El tiempo lo dirá. Sobre todo el tiempo que dure la crisis internacional. Del discurso queda una sensación de tranquilidad por el control de las cuentas públicas y se echa en falta un poco de imaginación.

Sólo la capitalización del paro para los inmigrantes que vuelvan a su país resulta novedosa. Pero otros países europeos ya la aplican con un resultado “moderado”. Como el espíritu del discurso económico.