Martes, 8 de Abril de 2008

Bronca en el centro de extranjeros de Madrid

Una asociación dice que 40 están en huelga de hambre por "trato inhumano"

MARTA HUALDE ·08/04/2008 - 20:46h

Imagen de ayer del CIE de Aluche. BLANCA DEL AMO.

Lo único claro y en lo que coinciden todas las partes es que el lunes por la noche hubo "una revuelta" en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Aluche (Madrid), donde actualmente están detenidos en torno a 120 inmigrantes, el 99 por ciento de ellos por estar en situación irregular en España. El conflicto se solucionó con la llegada de la Unión de Intervención Policial, más conocida como ‘antidisturbios'.

Mientras la Oficina de Derechos Sociales el Centro Patio Maravillas hablaba ayer de una huelga de hambre de 80 internos en protesta por la "situación inhumana" en la que dicen estar, la Jefatura Superior de Policía explicó que dos extranjeros que intentaron revolucionar al resto. Por su parte, la Unión Federal de Policía (UFP)concretó que los 120 retenidos en el CIE se negaron a cenar por entender que su irregularidad administrativa no justifica su internamiento.

En concreto, una portavoz del Centro Social Patio Maravillas aseguró que la noche del lunes comenzaron una huelga de hambre un total de 80 inmigrantes retenidos pero que ayer el número se había reducido a 40. El objetivo era protestar a la Dirección del CIE de "la inasistencia sanitaria, el hacinamiento, la falta de atención por parte del centro y la insalubridad", entre otras cuestiones. También denuncian "maltrato psicológico" de los funcionarios policiales, "vejaciones e insultos".

‘Falta de medicamentos'

Como ejemplo, la organización Red Ferrocarril Clandestino, que también informó sobre la huelga de hambre, recogió testimonios telefónicos de algunos internos. "No nos atienden, no nos dan ni medicamentos, nos tratan de lo peor, como si fuéramos delincuentes", afirma uno de ello, quejándose de que están allí por estar sin papeles, "algo que no es delito". "Hay un morenito al que le han golpeado. Le dieron en sus partes bajas y está muy mal", agrega.

Los policías lo niegan y se defienden. Según la Jefatura Superior de Policía de Madrid, dos internos intentaron "levantar los ánimos" del resto y el director del CIE de Aluche tuvo que solicitar la ayuda de los ‘antidisturbios'. Bastó sólo con la presencia de ocho agentes, que "no tuvieron que intervenir ni usar la fuerza. "Sólo los dos que iniciaron la revuelta estuvieron algo reacios a normalizar la situación", reconocen desde la Jefatura.

El portavoz de la UFP, Alfredo Perdiguero, especificó que como los detenidos se negaron a cenar, se les llevó al salón de ocio para que se tranquilizaran allí y, en el momento de tener que ir a las habitaciones, se negaron. Su intención era permanecer en esa sala hasta poder exponer sus denuncias frente a una cámara de televisión. La imposibilidad de los seis policías que trabajan por turno de restablecer el orden fue el motivo por el que se llamó a la UIP, que "no cargó, ni forzó a nadie, sino que sólo les cacheó", relató este portavoz policial. Según sus datos, no están en huelga de hambre, puesto que ayer comieron todos los detenidos menos dos.

Próxima manifestación

En todo caso, Perdiguero asegura que la Policía "respeta los derechos fundamentales" de todos ellos y que se les alimenta con una comida "base" hecha desde la Dirección General de la Policía, por lo que "no está caliente". Además, garantiza que cuando se les detiene se les interroga ante un abogado de oficio.

Todo este conflicto parece ser el preludio de la manifestación convocada por más de una veintena de asociaciones para el próximo sábado en Madrid en contra de los CIE, a los que califican de "guantánamos" españoles. Así, los retenidos en Aluche llamaron a acudir a la movilización para pedir el cierre de los CIE y la paralización de una directiva europea que permite aumentar el tiempo de internamiento en estos centros.

Un máximo de 40 días detenidos


En situación irregular

El 99 % de los detenidos en centros de internamiento para extranjeros suele estarlo por encontrarse en situación administrativa irregular.

Pendientes de expulsión

Su ingreso no puede prolongarse por más tiempo del necesario para la práctica de la expulsión. La Administración hará las gestiones necesarias con la mayor brevedad.

Hasta 40 días

El internamiento de los inmigrantes será de un máximo de 40 días.

80% sin plaza

Entre el 80 y el 90 % de los inmigrantes irregulares detenidos no entra en un CIE por falta de plazas, según la UFP.

Derecho a quejarse

Entre los derechos del extranjero, se contempla, además de asistencia letrada, remitir a la autoridad quejas y peticiones para la defensa de sus derechos e intereses. 

Noticias Relacionadas