Martes, 8 de Abril de 2008

Derrotada la moción de censura contra el "atlantismo" de Sarkozy

EFE ·08/04/2008 - 21:06h

EFE - El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, en la cumbre de la OTAN celebrada en Bucarest la pasada semana.

La moción de censura en la Cámara francesa de los diputados presentada por la oposición de izquierdas contra el Gobierno conservador para denunciar el envío de tropas adicionales a Afganistán y la vuelta de Francia al mando integrado de la OTAN fue derrotada hoy, tal como estaba previsto.

La moción, que obtuvo sólo 227 votos a favor, lejos del mínimo necesario de 288, era la primera presentada desde la llegada del conservador Nicolas Sarkozy al Elíseo, en mayo de 2007.

El debate se produjo cinco días después de que Sarkozy anunciara en la cumbre de la OTAN en Bucarest el envío de 700 soldados más a Afganistán, y su plan, condicionado a que haya avances en la Europa de la Defensa, de que Francia vuelva en 2009 al mando integrado de la Alianza Atlántica, del que salió hace 42 años.

La izquierda denunció que, con esta "ruptura atlantista" Francia perderá su independencia, mientras que el primer ministro, François Fillon, apoyado por su mayoría, defendió los planes del jefe de Estado y afirmó que Francia es "aliada pero no vasalla" de EEUU.

El texto de la moción de censura había sido depositado en la Cámara por los socialistas, con el apoyo de los comunistas y Verdes, precisamente el día en que Sarkozy explicó su posición en Bucarest.

Dado que el partido conservador, la UMP, tiene la mayoría absoluta en la Cámara, la moción estaba condenada al fracaso, pero la izquierda, envalentonada por su victoria en las recientes elecciones locales, quiso usar esa plataforma para denunciar la "alineación atlantista global" del jefe del Estado.

Al abrir el debate, el líder del Partido Socialista, (PS), François Hollande, dijo que la moción es un "doble rechazo".

Es un rechazo a "un cambio de naturaleza" de la implicación de Francia en Afganistán, afirmó el líder socialista, al acusar al presidente de haberse doblegado ante la "presión" de EEUU.

Hollande criticó que en la cumbre de Bucarest no se redefinió la "estrategia" de la operación en Afganistán amenazada de "empantanamiento" y "escalada", y dijo que el envío de refuerzos es "una decisión política más que militar" y "se inscribe en el proceso de la vuelta de Francia en la organización militar de la OTAN".

Este regreso, 42 años después de que Charles de Gaulle sacara a Francia de las estructuras militares integradas de la Alianza, es "inoportuno", "contrario" a los intereses de Francia y "contradictorio con la estabilidad del mundo", afirmó.

"Vamos a perder en independencia lo que no ganaremos en seguridad. Vamos a ser arrastrados a terrenos y operaciones a donde no queremos ir. Vamos a dar otro curso a la construcción europea, que ya sólo será un pilar del mundo occidental en lugar de constituir una capacidad autónoma de decisión", advirtió.

En su réplica, el primer ministro, François Fillon, rechazó las acusaciones de atlantismo, dijo que nadie puede creer que Sarkozy tome sus decisiones por el dictado de otras potencias y defendió tanto el envío de refuerzos a Afganistán, que "nunca debe volver a ser el foco del terrorismo internacional", como la vuelta condicional al mando integrado de la OTAN

Francia es "solidaria pero no subordinada" de Estados Unidos, afirmó el jefe del Gobierno conservador, y atribuyó esta "tristemente partidista" moción de censura a un "anti-americanismo primario".

Sobre Afganistán, Fillon acusó a la izquierda de no presentar ninguna alternativa seria y le retó a que, si cree que todos los esfuerzos ya realizados no sirven de nada, le diga a la cara al pueblo afgano: "se acabó".

Esta moción de censura va dirigida, antes que "contra mi Gobierno, contra los que decidieron con valor y lucidez lanzar a Francia en un proceso difícil pero justo", dijo el primer ministro, al recordar que el envío inicial de tropas a Afganistán, después de los atentados de Al Qaeda en EEUU el 11 de septiembre de 2001, se hizo bajo el entonces Gobierno de izquierdas de Lionel Jospin.

Al defender el plan condicional de Sarkozy de reintegrar a Francia en el mando integrado de la OTAN, Fillon explicó los cambios ocurridos en el mundo desde la decisión de De Gaulle en 1966, y recordó con ironía que los socialistas habían presentado entonces una moción de censura contra esa decisión.