Martes, 8 de Abril de 2008

El palista David Cal dice que cuando tiene que encontrarse bien es dentro de cuatro meses

EFE ·08/04/2008 - 17:22h

EFE - El palista español David Cal, durante un entrenamiento en la ría de Pontevedra, con vistas a los Juegos de Pekín.

El palista David Cal, doble medallista en los pasados Juegos Olímpicos de Atenas 2004, se mostró satisfecho con el discurrir de su preparación para los Juegos de Pekín 2008, aunque, como recalcó todavía, no ha llegado a su tope, ya que el objetivo es encontrarse a la perfección dentro de cuatro meses en la capital china.

"De momento estoy bien. Las sensaciones no son ni demasiado buenas, ni tampoco malas, pero si me encontrara ahora demasiado bien tampoco sería bueno. Tengo todavía mucho que entrenar, porque cuando tengo que encontrarme bien es dentro de cuatro meses", señaló Cal.

Un diagnóstico con el que coincidió el técnico Suso Morlán, que insistió en que el estado de forma del palista gallego "está donde debe estar", tras "cumplir a rajatabla" una preparación que se inició tras los éxitos conseguidos en la capital griega y con el único objetivo de lograr dos nuevas medallas en Pekín.

No obstante, Cal reconoció que todavía falta la parte más dura de los entrenamientos para llegar en idóneas condiciones a Pekín. "Falta afinar la preparación, quizá la parte más dura, pero también la más divertida para mí, una vez que ya he pasado la parte que menos me gusta, la de coger fondo, la de hacer kilómetros", comentó el palista.

De hecho, la mayor preocupación de Cal y de su técnico, aunque como recalcaron "tampoco les quita el sueño" es encontrar la pista idónea para cerrar el ciclo de preparación olímpica.

"En Pekín vamos a competir a la tres de la tarde y va hacer mucho calor, por lo que tenemos que buscar un sitio en el que haga fresquito para poder entrenar, pero a la vez en la que también haga calor para trabajar en unas condiciones similares a las de Pekín", explicó Morlán.

La búsqueda parece limitada al embalse asturiano de Trashona o la pista pontevedresa de Verducido, tras quedar prácticamente descartada la opción de la pista de Cinfaes, a cuarenta kilómetros de Oporto, en la que el campeón olímpico trabajo la semana pasada.

"No nos acabó de convencer. No nos decepcionó, pero tampoco nos encantó", comentó Morlán, que anunció que no será hasta poco antes del próximo Campeonato de Europa, que se celebrará en mayo en Milán, o, incluso, después de la cita continental, cuando David Cal comience a trabajar en pista.

Cal acudirá al Campeonato de Europa con el objetivo de calibrar su estado de forma con relación a sus posibles rivales en Pekín, más que en busca de una medallas, que pese a todo el gallego no descarta.

"Que salga medalla o no es otra cosa, voy a medirme, a ver como estamos con respecto a la gente, ver qué va bien en los entrenamientos y que tenemos que mejorar", comentó Cal, en su segunda comparecencia mensual para comentar su preparación para la cita olímpica.

De los Juegos Olímpicos David Cal tratará de volver con dos medallas de oro, de una pista, que como reconoció, aunque todavía no la visitado personalmente, es muy rápida, algo que gusta al palista gallego.

"Es un pista rápida, no tiene viento, lo que para mí es una ventaja, porque a mí me gustan las pruebas rápidas, que se hagan cortas", comentó Cal, que no tiene previsto viajar hasta la capital china hasta diez días antes del inicio de la competición.

Más inquieto se mostró Cal con los niveles de polución de Pekín, aunque como recordó será un problema que afectará a todos los participantes por igual.