Martes, 8 de Abril de 2008

Técnicos municipales elaborarán un informe sobre el desplome de la casa cueva de Águilas

EFE ·08/04/2008 - 02:41h

EFE - Miembros del cuerpo de bomberos trasladan el cadaver de uno de los dos albañiles fallecidos hoy en un accidente laboral en la localidad murciana de Águilas.

Personal de los servicios técnicos del ayuntamiento de Águilas ha comenzado a trabajar en la elaboración de un informe sobre las causas del desplome de la bóveda de una casa cueva, en la que ayer fallecieron por aplastamiento dos albañiles que trabajaban en su interior, informó el gabinete de prensa del consistorio.

La información se dio a conocer después de que el alcalde de Águilas, Juan Ramírez, ofreciera hoy en la alcaldía una recepción a los miembros de la brigada de salvamento minero de la empresa Hunosa, que anoche se desplazaron a la ciudad desde Oviedo para participar en las tareas de rescate, aunque finalmente los cadáveres fueron recuperados antes de su llegada.

Según el gabinete de prensa, Ramírez agradeció a los trabajadores de Hunosa su interés por participar en las operaciones de rescate, y felicitó a los bomberos del Consorcio de Extinción de Incendios y Salvamento de la Región de Murcia y al resto de personas que intervinieron en el dispositivo que hizo posible la recuperación de los cadáveres la pasada medianoche, tras 13 horas de operaciones,.

Durante la mañana, Ramírez recibió en el consistorio a familiares de una de las víctimas, añadieron las fuentes, que indicaron también que los cuerpos de los operarios, uno de nacionalidad rumana y otro de nacionalidad francesa, serán trasladados a Águilas esta tarde, una vez que se les haya practicado la autopsia en el Instituto Anatómico Forense de Murcia.

Al parecer, una de las familias se plantea la posibilidad de repatriar el cadáver al país de origen del fallecido, aunque esta decisión no es firme y los cuerpos podrían ser inhumados en el cementerio de Águilas.

La vivienda en la que se produjo el siniestro, ubicada en el número 3 del paseo de la Constitución, permanece precintada y apuntalada.