Lunes, 7 de Abril de 2008

El Gobierno llama a la tranquilidad y dice que las muertes son "casos esporádicos"

EFE ·07/04/2008 - 17:41h

EFE - El presidente del Colegio de Veterinaria de España, Juan José Badiola, en su despacho del Centro Nacional de Referencia de Encefalopatías Espongiformes Transmisibles de los Animales, que dirige en la Facultad de Veterinaria de Zaragoza. Badiola, uno de los mayores expertos españoles en el denominado mal de las vacas locas no descarta que en España se puedan producir nuevos casos de la enfermedad de Creutzfeldt-Jacob tras conocerse hoy la muerte de dos personas en Castilla y León.

La ministra de Agricultura en funciones, Elena Espinosa, ha transmitido hoy un mensaje de "rotunda tranquilidad y garantías" a la sociedad ante el consumo de carne de vacuno, mientras que el director general de Salud, Manuel Oñorbe, ha calificado las tres muertes por el mal de las vacas locas de "casos esporádicos".

El presidente del Colegio de Veterinaria de España, Juan José Badiola, no ha descartado que en España se pueda producir algún caso más de enfermedad de las vacas locas.

Para Badiola, referente en el estudio de esta enfermedad, no deberían existir motivos de alarma entre la población, dado que se trata de "una situación que viene de atrás" y el consumo de la carne de vacuno es "muy seguro", puesto que "en los mataderos se eliminan todos los materiales de riesgo".

Badiola ha realizado estas declaraciones después de que se conocieran dos fallecimientos provocados por la variante humana del mal de las vacas locas (Creutzfeldt-Jakob), ocurridos en Castilla y León en diciembre de 2007 y febrero de 2008.

Manuel Oñorbe ha señalado que estos dos casos, que se suman a la muerte de una mujer en 2005 en Madrid, entran dentro de las previsiones que "se hicieron en toda Europa hace ya ocho años" y no ha descartado que puedan producirse nuevos casos, pero siempre dentro de lo que, a su juicio, era "previsible".

La consejera de Agricultura de Castilla y León, Silvia Clemente, ha señalado que los dos fallecimientos han sido producto de la ingesta de carne antes del año 2001, "momento en el que no existía el control actual impuesto por la Unión Europea" puesto que la enfermedad puede tardar entre ocho y diez años en desarrollarse.

Los productores de ganado vacuno han pedido prudencia hasta tener más información acerca de los dos fallecidos y han garantizado la seguridad de los productos españoles, ya que pasan exhaustivos controles.

El director de ganadería de la Confederación de Cooperativas Agrarias de España (CCAE), Fernando de Antonio, ha criticado la "mala gestión" de la información sobre las muertes, ya que "debería haber sido la Agencia Española de Seguridad Alimentaria quien hubiese dado la noticia" y explicado cómo se produjeron los contagios.

El responsable del sector de Vacuno de Carne de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), Alberto Gracia, ha destacado que desde la crisis de la enfermedad hace aproximadamente 15 años se tomaron medidas y hoy en día la carne de vacuno es la más sana del mercado.

El secretario general de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) en Castilla y León, Julio López, ha asegurado que "ni el Ministerio de Agricultura ni el de Sanidad han levantado la mano" en los controles, mientras que el presidente de ASAJA en esa comunidad, Donaciano Dujo, ha declarado que en la actualidad "no existe riesgo de contagio" porque "la seguridad es máxima".

Por su parte, las principales organizaciones de consumidores han solicitado al Ministerio de Sanidad y Consumo que actúe con claridad y que explique las razones del retraso en el anuncio de los fallecimientos, que han calificado de "extraño".

Mientras organizaciones como la Unión de Consumidores de España, han señalado que no hay motivos para la alarma, FACUA ha alertado de que la red de inspectores es "demasiado reducida" para garantizar la seguridad alimentaria y critican al Gobierno y a las Comunidades Autónomas "por no invertir lo suficiente" en controles alimentarios.

El Instituto Vasco de Investigación y Desarrollo Agrario, Neiker-Tecnalia, ha garantizado la salubridad de la carne disponible en el mercado, ya que en la actualidad ningún producto de vacas en edad de riesgo de padecer la enfermedad se destina al consumo humano, "sin que las correspondientes pruebas de laboratorio hayan resultado negativas".