Lunes, 7 de Abril de 2008

La familia Couso pide cuentas al Gobierno

Piden que se ejecuten las órdenes de detención de la Audiencia.

OSCAR ABOU-KASSEM ·07/04/2008 - 22:48h

Evacuación de uno de los heridos en el ataque al hotel Palestina de Bagdad.

El esfuerzo titánico de la familia de José Couso para que su muerte encuentre justicia no ha resultado una batalla inútil. Pese a las trabas que desde el Gobierno se han ido poniendo para evitar el deterioro en las relaciones con Estados Unidos, el proceso continúa y ha logrado importantes reconocimientos para Couso y los periodistas que informan en zonas de guerra.

"Llevamos cinco años sin ver a mi hermano, pero seguimos con la misma fuerza para seguir exigiendo que en una sociedad democrática los jueces puedan investigar sin recibir presiones", cuenta Javier Couso, hermano de José.

Javier tiene previsto realizar hoy en Bagdad un acto de homenaje con los médicos que intentaron salvar la vida de José. La familia de Couso está desencantada con el Gobierno. No entienden cómo después de mostrarles todo el apoyo en la oposición ahora entorpecen el proceso.

"Estamos indignados con este fiscal general (Cándido Conde-Pumpido), nombrado por el Gobierno, igual que lo estábamos con el fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Eduardo Fungairiño", dice Javier.

La Fiscalía General del Estado argumenta que el ataque contra el hotel Palestina no es un delito perseguible. Hasta ahora ha intentado archivar el proceso, en especial desde que el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ordenara la busca y captura internacional de los militares estadounidenses responsables.

Una de las victorias de la familia ha sido lograr el procesamiento del sargento Thomas Gibson, autor del disparo, el capitán Philip Wolford, que dio la orden, y el teniente coronel Philip DeCamp, superior de ambos."Lo único que hizo el Pentágono fue ponerles una medalla", protesta Javier.

El proceso también se ha interrumpido en el Ministerio del Interior. Desde allí se tenían que haber cursado las órdenes de detención, dictadas por el juez Pedraz en octubre de 2005, para que el Ministerio de Asuntos Exteriores las enviara a Interpol.

"Interpol España, que depende del Ministerio del Interior, ha comunicado que les faltan datos de identificación personal más allá del nombre y el cargo de los acusados. Es algo sorprendente ya que en otros casos, como el de Pinochet, no se pidió nada ", afirma Enrique de Santiago, abogado de la madre y de tres de los hermanos de Couso.

El caso podría acabar archivándose de forma provisional ya que los militares no podrían ser juzgados en ausencia.

En octubre de 2004 el Gobierno otorgó la medalla de Oro al Mérito en el Trabajo a Couso. Telecinco, la cadena para la que trabajaba el cámara, estableció los premios José Couso y aporta una cobertura total a su mujer e hijos.

Noticias Relacionadas