Lunes, 7 de Abril de 2008

Jorge Jordana: "No somos unos piratas"

El sector alimentario templa sus críticas a Competencia

A. M. VÉLEZ ·07/04/2008 - 22:17h

Jorge Jordana, secretario general de la Federación de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB), la gran patronal expedientada junto a otras asociaciones sectoriales por presunta concertación para encarecer los alimentos, templa su discurso contra el Gobierno y la Comisión Nacional de la Competencia (CNC). Y destaca que la asociación siempre ha actuado con “transparencia” y con responsabilidad social. “No somos unos piratas”, remacha.

La semana pasada, Jordana acusó al Ejecutivo de presionar a ese organismo para que abriera el expediente y buscara en la FIAB un “chivo expiatorio” ante la “presión social”. Ayer Jordana aseguró, en entrevista con Público, que la FIAB no tiene “ninguna animadversión contra el Gobierno” y negó haberle culpado de inacción.

Sí apuntó que el Ejecutivo y, en concreto, el Ministerio de Economía, pudo hacer más ante la subida de las materias primas: “Me hubiera gustado que estuviera más atento a nuestros problemas”.

Jordana insiste en que es “insólito” expedientar a una asociación por difundir una nota de prensa, como ha hecho la CNC. En junio, la FIAB avisó del encarecimiento de las materias primas y concluía reclamando a las autoridades medidas para que los costes no redundaran “en precios excesivos” para el consumidor.

“No hemos hecho nada” dice el directivo de FIAB. Aunque por el resto de asociaciones, “no pondría la mano en el fuego”, advierte de la escasa “sustancia” de los expedientes abiertos.

Distribución

Jordana, que pide “no politizar” este asunto, asegura que la semana pasada “en ningún momento” culpó a las cadenas de distribución ni pidió que fueran expedientadas. Pero no se recata en recordar que “cuatro agentes” de este sector compran el 50% de lo que produce la industria alimentaria.

Respecto a las subida de precios (superiores en España a las de otros países), insiste en responsabilizar a la globalización, a la política agrícola de la UE, al aumento de la cotización internacional de las materias primas, al uso de biocombustibles y a la dependencia energética de España como causas últimas del encarecimiento de las materias primas.

En cuanto a esto último, Jordana subraya que, en España, el coste del transporte supone “el 40% del precio final” de los alimentos. “A lo mejor, simplemente, hay una mala organización [de la industria], pero no hay una intencionalidad”.