Lunes, 7 de Abril de 2008

Amancio Ortega, el dueño de Zara, saca el dinero de la hucha

Su sicav Keblar entra en minusvalías y es superada por la de Alicia Koplowitz

ANA TUDELA ·07/04/2008 - 22:17h

Amancio Ortega, presidente de INDITEX.

Si las sicav hubieran existido antes, el chófer de Rockefeller habría podido seguir la estrategia inversora de éste, en lugar de servirle de alarma (Rockefeller decía que vendía cuando su chófer compraba en bolsa).

Seguir las inversiones de la mayor fortuna española, Amancio Ortega, fundador de Zara, equivalía en gran medida a seguir sus sicav (Keblar, Alazan y Gramela), instrumentos con grandes ventajas fiscales pero que obligan a detallar en qué invierten.

Ortega está virando en su mar de riqueza, sacando buena parte del dinero que tenía en este tipo de huchas hacia otros instrumentos más ventajosos, como fondos de capital riesgo, o en ríos revueltos que llenarán redes en el futuro, como el mercado inmobiliario de EEUU.

Pero mientras encuentra de nuevo el mejor viento, el ejercicio 2007 no será el gran recuerdo de la memoria de Ortega. No sólo porque ha pasado del puesto octavo al número 22 en la lista de personas con mayor riqueza de todo el mundo con 20.200 millones de dólares (12.840 millones de euros), según Forbes. Sino porque una de sus principales huchas, la sicav Keblar, la de mayor patrimonio en España hasta septiembre de 2007, ha entrado en minusvalías. 

A la mala marcha de los mercados y la crisis de las hipotecas basura estadounidenses poco después de que a las principales sicav españolas les diese por reforzar su inversión en banca, se unen movimientos erróneos como la desinversión en Telefónica antes de que ésta mejorase sus previsiones para 2008, su dividendo e iniciase una remontada hasta su mejor valor histórico.

Keblar ha tenido que huir también de fondos afectados por la crisis de las hipotecas basura. A cierre de 2006, Keblar había invertido 623 millones a los que sumaba una plusvalía de 20 millones. Si hubiera vendido toda su cartera a cierre de 2007, habría perdido cinco millones respecto a lo que pagó.

Cambiar de hucha

El patrimonio de la principal sicav de Ortega se ha visto reducido en 174,4 millones en 2007, hasta quedar en 467 millones. Este adelgazamiento se debe a pérdidas de valor de algunos activos pero fundamentalmente a las ventas del último trimestre.

El cambio de estrategia ha hecho incluso, que la que fuese mayor sicav, sea relegada a la segunda posición por Morinvest, la sociedad de Alicia Koplowitz, según los datos de la consultora VDOS Stochastics. Morinvest ha virado sus inversiones hacia la renta fija en el último trimestre y su peso se eleva al 17,7% del patrimonio frente al 3,5% que representaba en octubre. Pero Keblar, la sicav de Ortega, se ha está convirtiendo directamente en el calcetín donde guardar el dinero más seguro.

En el último trimestre ha comprado renta fija por más de 110 millones y vendido ABN Amro, Allianz, ING, Carrefour, Lloyds y Microsoft, además de deshacer sus posiciones en fondos monetarios como Dynarbitrage Var4, en el que tenía apostados 48,8 millones.