Lunes, 7 de Abril de 2008

Espinosa llama a la calma

Agricultura envía un mensaje de “rotunda tranquilidad y garantías” por los controles al ganado

A. L. M. / AGENCIAS ·07/04/2008 - 22:14h

Que no cunda el pánico. “Nunca hemos podido estar más tranquilos”, afirma el catedrático de Sanidad Animal José Manuel Sánchez-Vizcaíno. Ocho años después de que el mal de las vacas locas desa-tase el pánico en España, la situación está controlada. Ayer se hizo pública la muerte de dos leoneses por la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, pero está confirmado que se infectaron cuando no había una vigilancia tan estricta, y ahora la seguridad alimentaria es máxima: el Gobierno, las organizaciones de consumidores y el sector ganadero insisten en la absoluta eficacia de las medidas de prevención.

La ministra de Agricultura en funciones, Elena Espinosa, lanzó ayer un mensaje de “rotunda tranquilidad y garantías” a la sociedad ante el consumo de carne de vacuno.Aunque un estudio oficial calcula que hasta 2010-11 seguirá habiendo animales infectados, Sánchez-Vizcaíno, que forma parte de la red de alerta sanitaria española, indica que es imposible que la enfermedad pase del ganado a la cadena alimentaria. “Los veterinarios examinan ya todos los animales sacrificados”, explica.

Impacto en el consumo

Con el fin de evitar alarmismos innecesarios, la Unión de Pequeños Agricultores (UPA) ha llamado a la calma, y pone de relieve los “rigurosísimos controles e inspecciones sanitarias” a los que se ve sometida actualmente la cabaña española. COAG, por su parte, confía en que los ciudadanos no dejen de comprar carne de vacuno, como sucedió en el año 2000. Por aquel entonces, el miedo generalizado provocó que el consumo de carne de vacuno cayera un 10% en solo una semana, después de que el Ejecutivo ordenase cerrar las fronteras a las importaciones de reses procedentes de Francia e Irlanda.

Cambio de hábitos

Los españoles cambiaron sus hábitos de consumo y, según el Panel de consumo alimentario de 2001, la adquisición de pescado aumentó un 9,3%, mientras que la carne apenas registró un incremento del 1%.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) advirtió ayer de que “no hay que bajar la guardia”, aunque reconoció que puede haber más casos similares a los de Castilla y León. La asociación destacó que “la situación es lamentable” pero era algo que se preveía, ya que el periodo de gestación de la enfermedad desde su contagio hasta el fallecimiento es de ocho a diez años.