Lunes, 7 de Abril de 2008

Los padres de la niña que sufrió abusos sexuales piden más medidas preventivas

EFE ·07/04/2008 - 23:30h

EFE - Candela Gracia (i) y Miguel Fuertes, padres de una niña de 12 años acosada por un amigo de la familia y que actualmente se encuentra en busca y captura internacional por este caso desde diciembre de 2006.

Los padres de una niña que sufrió abusos sexuales a los 12 años en Sevilla y cuyo presunto agresor se encuentra fugado de la justicia desde diciembre de 2006, han pedido más medidas preventivas para evitar la huida de los acusados por este tipo de delito.

En declaraciones a Efe-Televisión, el padre de la niña ha explicado que el acusado F.N. dejó de presentarse ante el juez en diciembre de 2006, cuando debía ser notificado de la incoación de un sumario, que significa una pena superior a los 6 años de cárcel, por un delito de agresión sexual.

El presunto agresor vivió durante seis meses en la casa de esta familia, al haberse divorciado recientemente y ser amigo íntimo del padre, momento que pudo aprovechar para abusar de la pequeña, convenciéndola de que estaba enamorado de ella y de que mantenían una relación de pareja, según ha destacado la madre de la niña.

La madre ha asegurado no comprender cómo pudieron concederle la libertad bajo fianza al acusado, una vez que las pruebas biológicas demostraron la presencia de su semen en la ropa interior de la niña, un ADN "que le da una identidad" al agresor.

Ha añadido que avisaron al juez de que el acusado se preparaba para irse, ya que, siendo un hombre puntual en sus pagos, dejó de abonar la manutención de su hija y la hipoteca, lo que les hizo sospechar que estaba ahorrando para la huida.

Por su parte, el padre de la pequeña ha asegurado que el acusado es una persona violenta que no ha mostrado arrepentimiento, y ha afirmado estar convencido de que repetirá los abusos, porque es un delito de conducta patológica.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad