Martes, 8 de Abril de 2008

Las raíces más singulares de España

Un trabajo de investigación cataloga, tras seis años de trabajo, los más de 3.500 árboles emblemáticos españoles

MARÍA GARCÍA DE LA FUENTE ·08/04/2008 - 08:48h

Susana Domínguez - La Olivera Milenaria se erige en Ibiza desde hace 800 años y ha alcanzado los 9,3 metros de perímetro.

La biodiversidad española es una de las más ricas de Europa. Es también una de las más sorprendentes. Los árboles, en concreto, son una buena muestra de esa belleza y ese afán de supervivencia. Hace seis años un grupo de siete especialistas se propuso hacer un completo censo de las maravillas arbóreas españolas. Ahora, tras bucear en viejos inventarios del antiguo ICONA y en catálogos de comunidades autónomas, realizar numerosas visitas y recibir la colaboración altruista de muchos aficionados, han logrado reunir en un catálogo a más de 3.500 árboles singulares.

La presidenta de la ONG ecologista que impulsó la iniciativa (Bosques sin Fronteras), Susana Domínguez, explica que para calificar a cada árbol de singular se tuvo en cuenta su altura, perímetro, edad, rareza en la forma, así como su leyenda o historia. Con los datos del inventario forestal, se obtuvieron los rangos medios de dimensiones de cada especie (con sus características de tamaño propias). Los ejemplares que superaban los máximos se consideraron singulares.

Los pinos, hayas o robles son los árboles autóctonos más altos, pero destaca también la Palmera de Ingenio, en Gran Canaria (36 metros), o el Laurel Canario de La Gomera (33 metros). En perímetro, los castaños y olivos se llevan las medallas, aunque los más gruesos son el Drago de Icod (16,4 metros) y el Viñátigo de La Gomera (15,7 metros); para rodearlos hacen falta 10 personas.

Los centenarios

En edad, el tejo de Rascafría (Madrid), con más de 1.400 años, es el abuelo de España; casi duplica la edad de sabinas, olivos, castaños y encinas que superan los ocho centenarios. Algunas de estas joyas, las más longevas, vivieron las guerras de Reconquista frente a los árabes; otras, más jóvenes, asistieron a los enfrentamientos de la Independencia de principios del siglo XIX.

Todas las comunidades autónomas tienen sus árboles singulares y sus especies autóctonas. En el Norte, los bosques se han talado menos y los árboles han crecido menos. En Galicia, por ejemplo, hay más árboles legendarios, pero de menores dimensiones. En Castilla y León las talas para crear pastos han dejado árboles solitarios que destacan en el horizonte. Por su parte, en las comunidades del sur peninsular, al tener un clima más benigno, los ejemplares tienen más tiempo para crecer y alcanzan mayor altura. Madrid tiene muchos ejemplares (293) porque, pese a ser una comunidad pequeña, ha contado con muchos más estudios.

La mayor sorpresa que se llevó la presidenta de Bosques sin Fronteras durante el estudio se produjo durante la búsqueda de uno de los olivos más longevos y con mayor perímetro del mundo. "En un inventario de ICONA de 1973 aparecía recogido un olivo en Ibiza de 10,5 metros de perímetro y fuimos a comprobarlo", rememora. Viajaron a Ibiza y tras seis horas de búsqueda por una finca privada, cuando ya creían que el árbol habría muerto o habría sido talado, vieron una llamativa copa de olivo.

"El árbol estaba completamente abandonado, rodeado de ramas secas que impedían ver su tronco, que apareció, impresionante, cuando lo limpiamos", recuerda. Para conocer la edad exacta del olivo midieron sus anillos, pero esta especie los tiene muy irregulares y pueden dar lugar a fechas erróneas, así que analizaron sus aceitunas, una variedad tan antigua que ya ni se utiliza ni se conoce hoy día. Se estima que tienen unos 800 años.

Entre los árboles de formas más extraordinarias, Domínguez se queda con la Sabina de El Hierro, que abatida por los vientos "parece tumbarse derrengada".

Más de 400 encinas singulares

De los más de 3.500 individuos endémicos singulares, 439 son encinas (Quercus ilex). Parece lógico, es el árbol por excelencia de España, el más representado y el que más superficie ocupa. Les siguen por presencia los pinos (400), sobre todo Pinus pinae (143); robles (357); castaños (Castanea sativa, 152); olmos (Ulmus minor, 146); tejos (Taxus baccata, 140) y chopos (Populus sp., 111). Todos y cada uno de ellos tiene una historia y forman parte viva del Patrimonio Natural del país.

Noticias Relacionadas