Lunes, 7 de Abril de 2008

La OCDE pide al BOJ que no suba los tipos por el riesgo de deflación

EFE ·07/04/2008 - 11:20h

EFE - El secretario general de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), el mexicano Ángel Gurría.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) consideró hoy que la "persistente deflación" es todavía un riesgo para el crecimiento nipón y recomendó al Banco de Japón (BOJ) que no suba los tipos de interés.

En su informe anual sobre este país, presentado hoy en Tokio por su secretario general, el mexicano Ángel Gurría, la OCDE pronostica que este país crecerá entre un 1,5 y un 2 por ciento hasta 2009, si bien alerta de los riesgos de deflación, de su elevada deuda pública y de las crecientes disparidades en su mercado laboral.

Ese organismo recomienda a Japón reformas para atajar las crecientes desigualdades, incremente la transparencia en la regulación financiera y recorte el gasto público para alcanzar la meta de superávit primario en 2011.

En su informe, la OCDE cree que la "persistente deflación" es un riesgo para el crecimiento de la economía nipona, que vive su fase de expansión más prolongada desde el final de la II Guerra Mundial, si bien con una pauta "desigual", según sectores y regiones.

"La incertidumbre sobre la economía mundial, en el marco de las crecientes turbulencias de los mercados financieros internacionales desde mediados de 2007, junto a un crecimiento desigual en Japón, son riesgos para un crecimiento continuado", indicó.

El crecimiento de Japón es desigual porque el sector no manufacturero se está quedando atrás frente al manufacturero, hay una "brecha significativa" entre las empresas grandes y pequeñas y ha aumentado "el desequilibrio regional", según la OCDE.

Otros grandes peligros para el crecimiento de la segunda economía del mundo son su creciente deuda pública, que supone un 180 por ciento de su Producto Interior Bruto (PIB), y las cada vez mayores disparidades de su mercado laboral.

La solución, para la OCDE, pasa por aplicar más reformas que "aumenten la participación de la fuerza laboral y la productividad, al tiempo que se hace frente a las disparidades en la economía".

Al Banco de Japón le dedica también una recomendación: que no suba los tipos de interés, actualmente en el 0,50 por ciento, "hasta que la inflación sea firmemente positiva y sea insignificante el riesgo de una renovada deflación".

Un aspecto destacable del informe es su análisis del cambio en el mercado laboral japonés, donde hay un mayor "dualismo" pues en 2007 un 34 por ciento de los trabajadores eran temporales frente al 20 por ciento de 1994.

"El creciente dualismo está creando un gran segmento de la población, sobre todo de gente joven, que sólo tiene experiencia laboral a corto plazo y pocas oportunidades de ampliar su capital humano", por lo que se crean "problemas de igualdad", asevera.

"Revertir la tendencia hacia ese creciente dualismo requiere un enfoque completo: debe incluir aumentar la flexibilidad de un empleo regular, incrementar la cobertura social de los trabajadores temporales y mejorar los programas de enseñanza para los empleados no regulares", indicó la OCDE.

Por último, el organismo internacional con sede en París pide mejoras a Japón para promover una mayor participación de la mujer en el mercado laboral, actualmente del 41 por ciento.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad