Domingo, 6 de Abril de 2008

El Juzgado archiva el caso por la supuesta extorsión a los padres de Madeleine

EFE ·06/04/2008 - 15:05h

EFE - Kate McCann, madre de Madeleine.

La titular del Juzgado de Instrucción número uno de Torremolinos (Málaga) ha dictado un auto en el que archiva la causa abierta contra una pareja, acusada de intentar extorsionar a los padres de Madeleine MacCann, la niña británica que desapareció el 3 de mayo en Portugal.

Según la resolución judicial, a la que ha tenido acceso Efe, la jueza Blanca Medialdea Chamorro acuerda el sobreseimiento provisional y el archivo de la causa al entender que de las investigaciones practicadas sólo se desprende que esta pareja intentó dar una serie de pistas sobre el paradero de la pequeña.

Danilo Chemello, de nacionalidad italiana, y Aurora Pereira Vaz, portuguesa, fueron detenidos el 28 de junio de 2007 en la urbanización Sotogrande, situada en el municipio gaditano de San Roque, acusados por la Policía de ofrecer pistas falsas sobre el paradero de Madeleine con la intención de extorsionar a los McCann.

Tras prestar declaración en los Juzgados de San Roque, la mujer, de 54 años, fue puesta en libertad con cargos, se le retiró el pasaporte y tenía una orden judicial que le prohibía abandonar el territorio español y su pareja ingresó en la cárcel y posteriormente fue extraditado a Francia por otra causa judicial.

En este sentido, la magistrada del Juzgado de Instrucción número 1 de Torremolinos acuerda que se le devuelva el pasaporte a Aurora Pereira y que se le alce la prohibición de abandonar España.

Para avalar el archivo de la causa la jueza se ha basado en el contenido de la declaración de una testigo, abogada de profesión y que fue la persona con la que contactó telefónicamente la pareja imputada para darle una serie de datos que entendían importantes para esclarecer la desaparición.

En su declaración ante el juez, esta letrada aseguró que "ninguno de los imputados solicitó cantidad concreta de dinero con carácter previo a la comprobación de los datos que iban a facilitar y que le comunicaron su intención de acudir directamente a un juez para poner en conocimiento los referidos hechos así como al consulado".

Por su parte, el abogado de la pareja, José Ángel Núñez, ha asegurado a Efe que sus clientes han pasado un "auténtico calvario durante diez meses" y que la mujer ha estado recluida en su casa con sus dos hijos por temor a las amenazas de muerte e intentos de agresión física.

Nuñez ha mostrado su malestar al entender que judicialmente el procedimiento se podría haber agilizado mucho y archivar inmediatamente si por parte del instructor "hubiera dado lectura a la declaración que realizó la abogada ante la Policía el 11 de junio de 2007".