Domingo, 6 de Abril de 2008

La antorcha olímpica empieza su periplo por Londres entre nieve y polémica

EFE ·06/04/2008 - 09:16h

EFE - La campeona olímpica Svetlana Zhurova sostiene la antorcha olímpica durante una ceremonia celebrada ayer en la plaza de Dvortsovaya en San Petersburgo, Rusia.

La antorcha de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 empezó hoy su periplo por Londres debajo de una intensa nevada y entre temores de que su recorrido se vea interrumpido por manifestantes opuestos a la represión que China lleva a cabo en el Tíbet.

El campeón olímpico de remo Steve Redgrave fue el encargado de inaugurar el recorrido de la llama olímpica, que fue encendida por una delegación china en el estadio de Wembley (en el noroeste de la ciudad) en presencia del embajador de ese país, Fu Ying.

Unos ochenta atletas y personalidades de varios sectores de la vida británica pasearán la antorcha desde Wembley hasta Greenwich (sureste), pasando por diez barrios londinenses en una ruta de 49 kilómetros.

En su viaje desde Olimpia (Grecia) a Pekín (China), la llama recaló anoche en la capital británica procedente de San Petersburgo (Rusia), donde fue recibida por la ministra encargada de los Juegos de Londres 2012, Tessa Jowell, y el embajador Fu Ying.

Además de Redgrave, portarán hoy la antorcha de los Juegos de Pekín otros diez campeones olímpicos, escolares y personalidades de la vida pública como el veterano periodista Trevor McDonald y la violinista Vanessa Mae.

La doble campeona olímpica Kelly Holmes la llevará en el último tramo del relevo hasta encender, esta tarde, el pebetero olímpico, situado en la cúpula de O2 en Greenwich.

En su viaje por la capital británica, la antorcha pasará de mano en mano entre corredores, ciclistas y personas en barcos o el piso superior de un autobús y, pese a las bajas temperaturas, se espera que sea recibida por carnavales y actos festivos en puntos emblemáticos del recorrido como la catedral de San Pablo o la plaza de Trafalgar.

También está previsto que el primer ministro británico, Gordon Brown, dé la bienvenida al símbolo olímpico en su residencia del número 10 de Downing Street.

Al acabar su periplo británico, con una fiesta en la cúpula de Greenwich coronada por una actuación de las Sugababes, la antorcha partirá hacia París, donde también la envolverá la polémica después de que el presidente francés, Nicolas Sarkozy, haya amenazado con boicotear la inauguración de los Juegos, el 8 de agosto.

En Londres, la Policía tiene en servicio a 2.000 agentes con vistas a las anunciadas manifestaciones de unos seis grupos de apoyo a los tibetanos, entre ellos la Campaña por un Tíbet libre y el grupo espiritual Falun Gong.

El sábado, cuatro personas fueron ya detenidas por escenificar protestas.