Sábado, 5 de Abril de 2008

Puigcercós se impone con claridad al ser aprobado el reglamento con el 71% de los votos

EFE ·05/04/2008 - 09:25h

EFE - El presidente de ERC, Josep Lluís Carod-Rovira (sentado-d), y el secretario general, Joan Puigcercós (c), al inicio del Consell Nacional de ERC.

El secretario general de ERC y candidato a la presidencia del partido, Joan Puigcercós, se ha impuesto hoy con claridad en la reunión del Consell Nacional al ser aprobado con el 71% de votos el reglamento que regirá el congreso, sobre el que Josep Lluís Carod-Rovira y su sector han votado en contra.

El resultado producido en la votación final del reglamento, y también en enmiendas parciales que cuestionaban determinados aspectos, ha confirmado el amplio apoyo con el que cuenta Puigcercós entre los dirigentes nacionales y territoriales de ERC de cara a afrontar la futura elección por sufragio universal de los militantes de los principales cargos de dirección.

Finalizado el debate interno sobre la docena de enmiendas que se mantenían "vivas", del más de centenar iniciales, los casi 200 consejeros nacionales que han participado en la reunión han ratificado el reglamento por 135 votos a favor (71%), 48 en contra (25%) y 7 en blanco (3,6%).

Esta votación global, y también las de las enmiendas parciales, supone un punto de inflexión en la trayectoria vivida en los últimos años dentro de ERC, porque en esta ocasión los sectores mayoritarios que conviven en el partido, el liderado por Puigcercós y el que encabeza Carod-Rovira, han tenido la oportunidad de "medir fuerzas".

El amplio margen de votos con el que ha sido aprobado el reglamento que defendían Puigcercós y Xavier Vendrell -su "hombre fuerte" en el "aparato" del partido-, ha sorprendido incluso a los partidarios del actual secretario general, y más cuando de la interpretación de los resultados se deduce que han tenido en contra a un "tripartito" formado por los "carodtistas" y las dos corrientes de opinión críticas, Reagrupament.Cat y Esquerra Independentista.

Después de la reunión, la alegría y el optimismo que se reflejaba en las caras de Puigcercós y de Joan Ridao -su compañero de candidatura y portavoz de ERC en el Congreso-, eran equiparables a su estupor por la actitud mostrada por sus rivales "carodtistas".

Esta extrañeza se debe al hecho de que Carod-Rovira y el candidato a la presidencia de la candidatura auspiciada por él, Ernest Benach, han votado en contra del reglamento, a pesar de que unas semanas antes (el 25 de marzo) lo votaron favorablemente en la reunión de la ejecutiva.

La portavoz de ERC, Marina Llansana, que forma parte del mismo sector que Carod-Rovira, ha argumentado esta aparente contradicción con que el texto del reglamento ha sido modificado y ya no es el mismo, pero en el texto resultante han sido asumidas una buena parte de las enmiendas que proponían los "críticos" y ni Carod ni Benach se habían opuesto a uno de los aspectos más polémicos, el voto por correo.

Sobre esta cuestión, ha sido aceptado el voto por correo pero han sido incorporadas las propuestas que sugería la comisión de garantías, y será un notario quien valide el proceso de recuento y el que será depositario de estos votos.

El voto por correo ha sido finalmente aceptado por 111 votos a favor, 75 en contra y 4 en blanco, mientras que por lo que respecta a la posibilidad de disminuir del 5 al 3% el porcentaje de firmas requerido para avalar una candidatura, ha sido rechazada con 118 votos en contra, 63 a favor y 7 en blanco.

La misma suerte ha corrido la pretensión de que un militante pueda avalar más de una candidatura, ya que esto ha sido rechazado por 119 votos en contra, 6 a favor y 9 en blanco.

Marina Llansana ha admitido, sin embargo, "el esfuerzo importante hecho por la dirección para consensuar enmiendas", entre las que figura una que permite a la Sindicatura Electoral del partido organizar debates entre todos los candidatos, y también la que obliga a poner a disposición de éstos las sedes.