Sábado, 5 de Abril de 2008

Un pederasta reincide a los 20 días de salir libre

Después de pasar cuatro años en la cárcel, un joven de 21 años ha vuelto a ser condenado a dos años por agredir sexualmente a una menor

Á.M. ·05/04/2008 - 20:28h

Un joven de 21 años ha sido condenado a dos años de prisión por agredir sexualmente a una menor, de 16 años de edad, sólo 20 días después de salir de la cárcel, donde había cumplido una pena de cuatro años por diversos delitos de abuso y exhibicionismo ante un total de cinco niñas a las que abordaba a la salida del colegio en Sevilla.

La sentencia que condenaba a E.G.B por exhibicionismo fue publicada el 3 de mayo de 2007, el mismo día en que el acusado quedó en libertad, según Efe. E.G.B, que cometió aquellos delitos entre marzo y octubre de 2006, estuvo preso entre este mes y mayo del siguiente año. Quedó entonces en libertad por el principio de acumulación de condenas, ya que el juez le impuso dos años de prisión por un delito de abuso sexual contra una de las niñas y seis meses por cada uno de los otros cuatro delitos de exhibicionismo.

Mayor agresividad

Quedó probado que la conducta exhibicionista de E.G.B fue ganando en agresividad: al principio mostraba su pene a las niñas a la salida del colegio, pero al final las amenazaba e incluso las agarraba con violencia de la mano para que lo tocaran. La sentencia del Juzgado Penal 2 de Sevilla que condena ahora a E.G.B por agresión sexual se conoce en pleno debate sobre las posibilidad de reinserción de los pederastas surgido a raíz de la detención de Santiago del Valle, delincuente sexual de prolongado historial de abusos a menores, por la muerte de la niña Mari Luz Cortés.

E.G.B abordó a su víctima a las 7.15 horas del 23 de mayo de 2007 en la calle doctor Pedro de Castro de Sevilla, la acorraló a la fuerza y se masturbó delante de ella, según la sentencia.

La menor, en un descuido del agresor, le dio un codazo y huyó. El juez considera válida la identificación realizada por la víctima. El acusado alegó en el juicio que a la hora de los hechos estaba trabajando en la zona de Capitanía Militar, pero la sentencia destaca que desde allí se llega andando en sólo dos minutos hasta Pedro de Castro.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad