Sábado, 5 de Abril de 2008

Apelarán la sentencia en el caso de la pareja que se apropió de una hija de desaparecidos en Argentina

EFE ·05/04/2008 - 01:02h

EFE - María Eugenia Sampallo, hija de desaparecidos durante la última dictadura militar de Argentina, que le sigue un juicio a sus apropiadores sale de los tribunales federales de Buenos Aires (Argentina). La Justicia argentina condenó a 8 años de cárcel a los apropiadores de esta joven.

Las dos partes del juicio por robo de una bebé a sus padres desaparecidos en la última dictadura militar apelarán el fallo que hoy condenó al matrimonio apropiador y al militar que les entregó a la menor, informaron sus portavoces.

El abogado Tomás Ojea, que representa a la joven María Eugenia Sampallo, la primera en presentarse como querellante en un proceso de este tipo-, calificó de "histórico" el fallo judicial, pero apuntó que recurrirá la sentencia porque la condena fue "baja".

La Fiscalía había pedido 25 años de prisión para los tres imputados en el juicio que llevó a cabo el Tribunal Oral Federal de Buenos Aires desde el 19 de febrero pasado.

Osvaldo Rivas y María Cristina Gómez Pinto recibieron hoy una pena de ocho y siete años de cárcel, respectivamente, mientras que al militar Enrique Berthier le impusieron 10 años de prisión

Los tres fueron declarados culpables de ocultación de una menor, a lo que se añade el delito de retención de la misma para el matrimonio y de falsificación de documento público para Rivas y Berthier.

El abogado del militar, Alejandro Macedo, se congratuló de que el tribunal a cargo del proceso "haya demostrado la cordura suficiente" en las "actuales condiciones políticas" en referencia al impulso que da el Gobierno argentino a los juicios por delitos de lesa humanidad cometidos durante la dictadura (1976-1983).

Sin embargo, anunció su intención de recurrir la sentencia e indicó que el lunes pedirá la puesta en libertad de su cliente por considerar que está en condiciones de obtenerla luego de haber permanecido cinco años y ocho meses detenido.

María Eugenia Sampallo, hija de los desaparecidos Mirta Barragán y Leonardo Sampallo, fue entregada por Berthier al matrimonio Rivas-Gómez Pinto, que la inscribieron como hija propia con el nombre de María Eugenia Violeta Rivas y con fecha de nacimiento del 8 de mayo de 1978.

La joven cortó su relación con la pareja en 1999 y dos años después conoció su verdadera identidad gracias a las Abuelas de la Plaza de Mayo.

"Para nosotros es histórico que los tres acusados hayan sido condenados por sustracción (de menores) después de todo lo que sufrió María Eugenia", afirmó Ojea a los periodistas a la salida de la vista.

El abogado de la querellante aseguró que a pesar del "éxito" por la condena, los acusados "merecen penas mucho mayores".

Sampallo no quiso hacer declaraciones y se remitió a las palabras de su abogado, quien aseguró que ella está "contenta".

El fiscal, Felix Crous también dijo que tras analizar los fundamentos de la sentencia lo más probable es que presente una apelación, si bien se felicitó de "haber probado los delitos más graves".

La vicepresidenta de las Abuelas de la Plaza de Mayo, Rosa Roisinblit, calificó la sentencia de "muy lamentable".

"Hemos comprobado que el secuestro de un niño en Argentina no es un delito mayor, porque seis o siete años de detención por lo que hicieron, por lo que maltrataron a María Eugenia, es una cosa apenas tibia", aseguró a los periodistas.

"Los seis o siete años pasan rápidamente, y después nosotras, que llevamos 30 años buscando niños robados a sus padres desaparecidos, andamos por la calle o entramos a un cine y nos sentamos al lado de un apropiador que roza nuestro codo: eso es imperdonable", se lamentó.

La militante de la organización de derechos humanos, cuyos abogados han llevado a cabo la defensa de Sampallo, también se postuló a favor de la apelación, "porque no puede ser que con tanto mal que hicieron tengan tan poco castigo".

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad