Viernes, 4 de Abril de 2008

La banca desvía el ahorro a productos a largo plazo

Desde agosto, los bancos han captado 38.600 millones de euros y las cajas, 29.000 millones

VIRGINIA ZAFRA ·04/04/2008 - 22:45h

La crisis financiera internacional ha provocado en España una guerra por la captación del ahorro de los clientes. De ello puede dar fe cualquier cliente que se haya pasado por su entidad en los últimos meses, a quien seguramente le habrán hecho varias propuestas para hacerse con sus ahorros. El sector necesita fondos y está dispuesto incluso a trabajar a pérdidas para hacerse con ellos.

En esa batalla, los bancos están sacando ventaja a las cajas, que tradicionalmente han ganado esta pugna en España. Pero la banca no lo está haciendo por el método tradicional de los depósitos -ahí van muy por detrás de sus competidoras-, sino que está dirigiendo el ahorro de sus clientes hacia bonos, cédulas o pagarés.

En estos productos, los usuarios asumen más riesgo y obtienen más rentabilidad que en los depósitos. Mientras, la entidad se financia a más largo plazo a un coste superior, pero también con un criterio de mayor prudencia en la gestión de su balance. El Banco de España recomendó esta misma semana a las entidades que se financiaran a largo plazo cuanto pudieran y les instó a volver a su fórmula tradicional de captar fondos en los mercados de deuda en cuanto vuelvan a la normalidad, aunque tengan que pagar por ellos un precio superior.

La prueba más fehaciente de esta estrategia de los bancos fue lo que ocurrió en enero. En ese mes, redujeron su volumen de depósitos en 15.466 millones de euros y aumentaron en 15.594 millones los débitos representados por valores negociables, partida en la que se incluyen los bonos, las cédulas y los pagarés.

Diferentes estrategias

Con esta diferente fórmula para enfrentarse a la crisis, los bancos han captado desde el pasado agosto 38.573 millones de sus clientes -en depósitos, débitos representados por valores negociables y pasivos subordinados-, mientras que las cajas han conseguido 29.035 millones. A final de enero, los bancos tenían ahorros por importe de 861.342 millones de euros y las cajas llegaban a 933.796 millones.

Si sólo se analizan los depósitos, la evolución es muy diferente. Desde que se inició la crisis, las cajas han captado 28.379 millones de euros con ofertas que en algunos casos superan el 5% de rentabilidad a un año, mientras que los bancos sólo han aumentado esa partida en 3.161 millones.

Aun así, ambos grupos de entidades tienen una característica común: el ritmo de crecimiento de los depósitos se ha desplomado desde agosto. Y eso que han lanzado al mercado las mejores ofertas de los últimos años y que han redirigido a estos productos buena parte del dinero acumulado en fondos de inversión.

En agosto, los depósitos de las cajas crecían a un ritmo del 18,4% y en enero sólo un 13,3%. En el caso de los bancos, la diferencia ha sido más patente: han pasado de aumentar un 21% a hacerlo
sólo un 10%.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad