Viernes, 4 de Abril de 2008

EEUU destruye 80.000 empleos más

Marzo fue el tercer mes consecutivo de pérdidas y el paro subió al 5,1%

PÚBLICO.ES ·04/04/2008 - 22:41h

No hay dos sin tres, y en marzo la economía estadounidense destruyó empleo por tercer mes consecutivo: perdió 80.000 puestos de trabajo y el paro subió tres décimas, hasta el 5,1%, una cifra que supone el nivel más alto desde septiembre de 2005, según informó ayer el Gobierno de EEUU. Por otra parte, la cifra de desempleados pasó a 7,81 millones de personas.
Marzo registró la mayor destrucción de empleo mensual en cinco años. En ese contexto, la construcción perdió 51.000 puestos de trabajo, vapuleada por la crisis de las hipotecas subprime, y el sector fabril, 48.000, la mayor reducción desde julio de 2003.

Esto incluye la destrucción de 24.000 empleos en la industria de vehículos automotores y repuestos, un dato que, según el Gobierno, refleja “en gran medida” los efectos de la huelga en un proveedor de General Motors.

En el sector de los servicios, que engloba bancos, comercio minorista y restaurantes, marzo se anotó un aumento neto de 13.000 empleos, después de un incremento de 6.000 en febrero. Pero dentro de este sector, el comercio minorista, que ya había perdido 46.700 empleos en febrero, perdió otros 12.400 en marzo.

Por otro lado, el Departamento de Trabajo informó ayer de que la cifra de solicitudes de subsidio por desempleo subió en 38.000 la semana pasada y se situó en 407.000, la más alta desde septiembre de 2005.

La guerra de Irak

La última vez en que la economía de EEUU registró una pérdida de puestos de trabajo durante tres meses consecutivos coincidió con el inicio de la guerra en Irak en 2003.

Durante el primer trimestre, la economía de Estados Unidos destruyó 232.000 puestos de trabajo, lo que confirma que las empresas son renuentes a contratar personal ante la incertidumbre económica. Las pérdidas de empleo han debilitado la confianza de los consumidores y su gasto, que en Estados Unidos equivale a más de dos tercios del PIB, y los datos de ayer se suman a los indicios de que la economía estadounidense puede haber entrado en una recesión.

Prueba de ello es que la semana pasada el Gobierno confirmó que en el cuarto trimestre de 2007 el PIB creció un 0,6%, lo que supone una brusca desaceleración frente al 4,9% del trimestre anterior.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad