Viernes, 4 de Abril de 2008

Telefónica pagará 140 millones para seguir en Ecuador

La española pacta con el Gobierno de Correa renovar su licencia por quince años

A.T. ·04/04/2008 - 22:40h

La nacionalización de los hidrocarburos en la Bolivia de Evo Morales, que rozó a Repsol YPF; la nacionalización de la venezolana CANTV, que obligó a Telefónica a vender su 6,9% a un precio que le provocó minusvalías por 45 millones de euros; los toques a la banca española para que invierta en deuda pública; y hasta los avisos del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, de que vigilaría estrechamente a las empresas españolas tras el incidente del por qué no te callas con el rey de España.

Nunca graves daños, más ruido que nueces, pero ejemplos de cómo han cambiado las cosas para las empresas españolas con los gobiernos populistas del nuevo milenio.

El último caso ha sido el pacto que se hizo público hoy entre Telefónica y el Gobierno ecuatoriano de Rafael Correa para que no le quiten la licencia de móvil a la española. El pago, unos 140 millones de euros por tener licencia otros 15 años, es muy superior a los 30 millones que se pagaron en total por las licencias originales, cantidad esta última que, además, estaba repartida con Porta, firma de móvil de Carlos Slim.

Telefónica tiene 2,6 millones de clientes de móvil en Ecuador y lo que ha pactado pagar es casi el doble del beneficio bruto que obtuvo en el país en 2007 (73 millones de euros).

Aún así, es mucho menos que lo que ha pactado Slim, ya que Telefónica controla el 28,5% del mercado.

Las empresas españolas rompieron la camisa del territorio nacional en la década de los noventa para crecer por donde más fácil les resultaba comunicarse: América Latina. Energía, banca y telecomunicaciones inventaron la versión española de multinacional, al tiempo que inyectaban unos 100.000 millones de euros en inversiones en la región.