Viernes, 4 de Abril de 2008

Santander refuerza su negocio de consumo

El banco compra al Royal Bank su división centroeuropea

V.ZAFRA / F.SAIZ ·04/04/2008 - 22:36h

Banco Santander ha llegado a un principio de acuerdo con Royal Bank of Scotland (RBS), uno de sus aliados históricos, para comprarle su negocio de financiación al consumo en Europa continental. La operación, que incluye 2,3 millones de clientes en Alemania, Holanda, Bélgica y Austria, está pendiente de los últimos flecos, y el precio final no está todavía cerrado, aunque fuentes financieras creen que podría rondar los 300 millones de euros.

La adquisición redondea una semana de gran importancia para el desarrollo de las actividades de crédito al consumo (tarjetas y préstamos para adquisición de coches) de la entidad española.

A finales de marzo, Santander firmó una operación de intercambio de activos con General Electric en virtud de la cual compra las unidades de GE Money en Alemania, Finlandia y Austria y sus filiales de tarjetas y financiación de coches en el Reino Unido. A cambio, traspasa a la compañía estadounidense el banco privado Interbanca (uno de los activos italianos que recibió tras hacerse con parte de ABN Amro).

Con ese trueque, Santander se garantizó más de nueve millones de clientes, que sumados a los integrados por la operación con RBS suman más de 11 millones. Con ello, la base de clientes de su negocio de crédito al consumo se ha más que duplicado en poco más de una semana y supera ya los 21 millones, reforzando el liderazgo del banco español en el mercado europeo.

Por su parte, el banco escocés consigue fondos para financiar la compra de la parte que le correspondió en la compra de ABN Amro.

Estrategia de expansión

El fortalecimiento del negocio del crédito al consumo es una de las líneas básicas de la estrategia de expansión de Santander, que inició su política de adquisiciones en Europa en 2002 con la compra de AKB en Alemania y que en la actualidad está presente en una veintena de países.

Las recientes turbulencias financieras, que se han cebado con la banca mayorista, han convencido a la entidad que preside Emilio Botín de la necesidad de concentrar sus actividades en el comercio minorista, lo cual explica los movimientos de los últimos ocho días.

Simétricamente, el banco ha renunciado a dar la batalla internacional en el mercado mayorista, como demuestra que se desprendiera de Interbanca.
La operación con Royal Bank of Scotland confirma por otra parte las privilegiadas relaciones que hay entre ambas entidades.

El Royal Bank ha sido históricamente el gran aliado internacional de Santander, y durante mucho tiempo tuvieron participaciones accionariales cruzadas. En la actualidad esa vinculación accionarial ha desaparecido, pero siguen haciendo muchas cosas juntos.

La operación de ABN Amro, en la que participaron ambos, es otro ejemplo reciente de que la buena sintonía se mantiene.

¿Efecto Magda Salarich o pura coincidencia?

El potente impulso que ha recibido en las últimas semanas el negocio de financiación al consumo de Santander ha coincidido con la llegada de la ex directiva de Citröen Magda Salarich, que a finales  de enero fue nombrada directora general  de la división. Fuentes financieras consideran, sin embargo, que tras las últimas operaciones se advierte, más bien, la influencia de Juan Rodríguez Inciarte, que fue sustituido por Salarich y que  ahoraes director general de Estrategia del grupo.