Viernes, 4 de Abril de 2008

Policías chinos matan a ocho personas en Tíbet

Los agentes organizaron una redada en un monasterio de la provincia de Sichuan para confiscar teléfonos móviles e imágenes del Dalai Lama, lo que originó las protestas y el tiroteo posterior

PÚBLICO.ES ·04/04/2008 - 20:50h

China sigue poniendo a prueba la paciencia de la comunidad internacional. Ayer detenía al periodista Hu Jia y hoy la Policía ha matado a ocho personas después de abrir fuego contra varios cientos de monjes tibetanos que se manifestaban en la provincia de Sichuan.

Según relata el diario The Times, los disturbios empezaron después de que el Gobierno ordenara hacer una redada durante la noche de ayer en el monasterio de Donggu para confiscar imágenes del Dalai Lama. Según el diario, los agentes entraban en las habitaciones de todos los monjes llevándose los teléfonos móviles y las imágenes. Dos personas que intentaron frenar a los agentes fueron arrestadas. Según los testimonios de los monjes se trataría de un monje de 74 años llamado Cicheng Danzeng y de otro joven de 25 años,Cicheng Pingcuo.

Después de los registros, la Policía les pidió que firmaran por escrito un renuncia al Dalai Lama, práctica general en este tipo de operaciones por parte de los agentes chinos tal y como denunció Amnistía Internacional el pasado miércoles durante la presentación del Informe, 'Cuenta atrás para los juegos de Pekín'.

Los monjes no las firmaron y sobre las 6.30 horas todos los miembros del monasterio y varias personas de la loclidad marcharon hasta la rivera de un río cercano donde se encuentran acampados los policías, para pedirles que liberaran a los dos hombres detenidos. Y ante la negativa, se plantaron allí organizando una manifestación que duró hasta las nueve de la mañana.

Varios testigos relataron al periódico que cerca de 1.000 para agentes trataron de cortar de raíz las protestas y empezaron a disparar contra la multitud que se defendía con piedras. El resultado final es el ya conocido. Ocho personas muertas, entre ellos un monje de 27 años identificado como Cangdan y dos mujeres llamadas Zhulongcuo y Danluo.

Además de estas personas, entre los cadáveres ha sido identificado también Pupu Deley, un hombre de treinta años. El resto aún no han sido identificadas y los testigos locales dicen que hay muchos heridos y que otras diez personas han desaparecido.

La Policía ha tomado el poblado durante todo el día y ha cortado todas las comunicaciones. 

Informe de Amnistía Internacional sobre los derechos humanos en China

Noticias Relacionadas