Viernes, 4 de Abril de 2008

Rajoy califica de "sainete" el debate abierto por el trasvase del Segre a Barcelona

El líder conservador insiste en preferir los trasvases a las desaladoras porque estas contaminan contaminan "infinitamente más"

EUROPA PRESS ·04/04/2008 - 16:55h

Mariano Rajoy, durante la rueda de prensa que ofreció hoy tras la reunión que mantuvo con el rey. EFE

El líder del PP, Mariano Rajoy, acusó hoy al Gobierno socialista de "burlarse de la gente" en relación con el "problema" del agua porque "liquidó" el Plan Hidrológico Nacional promovido por el gabinete de José María Aznar y no ha dado ninguna solución en los últimos cuatro años. Es más, recalcó que lo que está ocurriendo ahora en Barcelona es "como mínimo un sainete" y un "espectáculo inenarrable".

En una conferencia de prensa en el Palacio de la Zarzuela, tras reunirse con el Rey, Rajoy señaló que su partido quiere resolver el problema del agua porque en España "hay agua para todos". "Hay 800.000 hectómetros cúbicos que van al mar todos los años y la ciudad de Barcelona necesita 45.000 hectómetros cúbicos. Con la mitad de la mitad, se arreglaba el problema de toda España", resaltó.

El presidente de los conservadores censuró que al llegar al Palacio de La Moncloa Zapatero "liquidara" el PHN promovido por el PP y que, según dijo, contaba con el respaldo del 80% de los miembros del Consejo Nacional del Agua y fue apoyado por la Generalitat, así como por comunidades autónomas como Extremadura o Castilla-La Mancha. Señaló que el gabinete socialista no ha dado una solución al problema del agua en la pasada legislatura, sino que ha planteado la construcción de desaladoras que, a su juicio, contaminan "infinitamente más" y, por lo tanto, hace que "algunos incurran en contradicciones" cuando hablan de proteger el Medio Ambiente.

Hay dirigentes del PSOE que "piensan distinto" 

El líder del PP afirmó que no se trata de resolver un "problema puntual" de agua que pueda ocurrir en un determinado lugar, sino de dar una "solución definitiva para todos los españoles" que, según recalcó, deben ser iguales.

Rajoy subrayó además que a la hora de afrontar este problema hay dirigentes en el seno del PSOE que "piensan distinto" y no se ponen de acuerdo. Y en este punto situó el debate abierto por el Gobierno de la Generalitat para trasvasar agua del Segre, y que cuenta con el rechazo del Ejecutivo central. A su juicio, "no es de recibo" el "grotesco debate" que se está produciendo.

Noticias Relacionadas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad