Viernes, 4 de Abril de 2008

El Rey cierra ronda con todos los indicios de que Zapatero será investido en la segunda vuelta

EFE ·04/04/2008 - 09:13h

EFE - El rey don Juan Carlos recibió hoy, en el Palacio de la Zarzuela, al presidente del Congreso, José Bono, para comunicarle la propuesta de José Luis Rodríguez Zapatero como candidato a la investidura de presidente del Gobierno, tras concluir su ronda de conversaciones con los representantes de los partidos políticos con representación parlamentaria en la que ha conocido sus intenciones ante la sesión de investidura, que comenzará en el Congreso el próximo martes, 8 de abril.

El Rey ha propuesto hoy a José Luis Rodríguez Zapatero como candidato a la investidura como presidente del Gobierno al término de la ronda de consultas que ha mantenido con los representantes de los partidos y tras la que todos los indicios apuntan que será investido en segunda votación.

Durante tres días don Juan Carlos ha recibido en el Palacio de la Zarzuela a los dirigentes de partidos con representación parlamentaria y Zapatero, en nombre del PSOE, y Mariano Rajoy, en representación del PP, han cerrado las audiencias.

Tras ellos, ha sido el presidente del Congreso, José Bono, quien ha sido recibido por el Rey para que éste le trasladase oficialmente la candidatura de Zapatero.

A la salida de esa audiencia, Bono ha dado lectura ante los periodistas del escrito que le ha entregado don Juan Carlos y en el que, de acuerdo con lo establecido en el artículo 99.1 de la Constitución, propone al líder socialista como aspirante a encabezar el Ejecutivo.

Zapatero no se detuvo en la carpa instalada a la salida del Palacio de la Zarzuela en la que el resto de dirigentes que han participado en la ronda de consultas con el Rey han hecho declaraciones a los representantes de los medios de comunicación.

Sí lo hizo Mariano Rajoy, quien ha explicado que el grupo popular decidirá su voto en la investidura después de escuchar el discurso de Zapatero.

Rajoy no ha sido hoy tan explícito como hace cuatro años, cuando comunicó a don Juan Carlos que el PP votaría en contra del candidato socialista, lo que ha justificado en el hecho de que el contexto actual es distinto.

Al inicio de la pasada legislatura ha dicho que intuía "por dónde iban a ir los tiros", ha agregado, mientras que ahora "se desconocen cuáles son las verdaderas intenciones de Zapatero".

Preguntado por la posibilidad de que sea necesario recurrir a una segunda votación en el caso de que Zapatero no consiga mayoría absoluta en la primera, Rajoy se ha mostrado indiferente y ha insistido en que lo único que le importa es lo que pretenda hacer en los próximos cuatro años.

Él se ha comprometido a defender sus posiciones a "rajatabla", convencido de que el programa electoral que presentó el PP para los comicios del 9 de marzo ha sido "el mejor" en la historia de este partido.

En un resumen de los grandes pilares de su programa ha citado retomar un pacto antiterrorista, un acuerdo "sobre lo que debe ser España" y la activación del Pacto de Toledo sobre las pensiones.

Una vez que Bono ha recibido el escrito del Rey con la candidatura de Zapatero, el presidente del Congreso convocará hoy mismo oficialmente para el próximo 8 de abril, a las 12.00 horas, el inicio de la sesión de investidura.

En caso de que Zapatero lograra la mayoría absoluta en la primera votación, prevista para el día 9, el 10 prometería su cargo ante el Rey.

Si como todos los indicios apuntan tuviera que esperar a una segunda votación, ésta -de acuerdo con la Constitución- se convocaría 48 horas después de la primera, el viernes 11 de abril, y Zapatero prometería su cargo el sábado día 12.

El Gobierno y el PSOE restan importancia a la posibilidad de que tenga que hacerse efectiva esa segunda votación, y la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, ha insistido hoy, al respecto, en la línea de las declaraciones realizadas ayer por el jefe del Ejecutivo.

Fernández de la Vega, en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de ministros, ha subrayado que lo más importante es la "fidelidad" del PSOE a su compromiso con los ciudadanos y "tener siempre abierta la puerta al diálogo".

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad