Viernes, 4 de Abril de 2008

Hallan en Huelva los primeros restos en Andalucía de foca del Plioceno

Suponen los primeros de esta especie con una antigüedad de cuatro millones de años que se localizan en tierras andaluzas

EFE ·04/04/2008 - 12:08h

EFE - Un equipo de paleontólogos dirigidos por el doctor Fernando Muñiz (en la imagen, en una foto de archivo) ha encontrado en la provincia de Huelva restos fósiles de una foca del Plioceno, que suponen los primeros de esta especie con una antigüedad de cuatro millones de años que se localizan en Andalucía.

Un equipo de paleontólogos dirigidos por el doctor Fernando Muñiz ha encontrado en la provincia de Huelva restos fósiles de una foca del Plioceno, que suponen los primeros de esta especie con una antigüedad de cuatro millones de años que se localizan en Andalucía.

El Ayuntamiento de Lepe (Huelva), que ha colaborado en la investigación junto a la consejería de Cultura de la Junta, ha explicado en un comunicado que se trata de restos de los que se tienen muy pocas evidencias en la Península Ibérica, y corresponden al hueso pélvico izquierdo de un pinnípedo, perteneciente a una foca.

Así se ha determinado en el transcurso de los trabajos de limpieza y preparación de los materiales que constituyen los fondos expositivos del futuro Centro Provincial de Interpretación Paleontológica Ciudad de Lepe.

El género de la foca 

Según Muñiz, la determinación de este hueso fósil se ha realizado de forma conjunta con el equipo internacional de paleontólogos que integran también los doctores Irina Koretsky, del Laboratory of Evolutionary Biology (Howard University) en Washington y Raúl Esperante del Geoscience Research Institute en California.

Los paleontólogos están profundizando en el estudio biométrico del hueso pélvico para afinar de qué género de foca se trata dentro del grupo de la subfamilia de los Monachinae, grupo al que pertenece también la actual foca monje, de nombre científico Monachus Monachus.

"Este tipo de estudio nos permitirá saber a qué especie perteneció"
 

Según apunta el grupo de paleontólogos "este tipo de estudio nos permitirá saber a qué especie perteneció e incluso conocer datos como el sexo y variaciones ontogenéticas de esta foca, es decir, si estamos ante una ejemplar juvenil o adulto. Los huesos pélvicos son muy diagnósticos ya que estos mamíferos marinos presentan un claro dimorfismo específico (diferencia entre macho y hembra)".

Los restos fueron hallados en uno de los cabezos de Huelva capital, junto a restos fósiles de ballenas, si bien éste llamó especialmente la atención por sus características morfológicas.

La importancia de este fósil se puede resumir en que, entre otras cosas, permite ahondar en los conocimientos sobre la distribución biogeográfica y evolución de esta familia de focas en el ámbito Atlántico-Mediterráneo europeo durante los últimos 5 millones de años.